El secretario general de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops/Anses) Leonardo Fabre fustigó en duros términos al presidente de la Nación Alberto Fernández, condenó la incorporación de trabajadores trans a los organismos del estado y advirtió que la democracia “sólo está sostenida desde los gremios”.

No quedaron allí sus expresiones, también realizó comentarios descalificadores sobre los pueblos originarios y en ese plano abarcó el contexto internacional para proclamar "que los mapuches vuelvan a Chile".

Contra Alberto

“Nunca fue peronista”, fue uno de los dardos que le disparó al Jefe de Estado, ratificando su postura afín a los sectores del peronismo que mantienen una oposición sin treguas en pandemia contra el kirchnerismo y el Frente de Todos.

Fabre desde hace años también apunta a la conducción de la CGT, ahora por su alineamiento con el Gobierno y años atrás por lo que consideró “tibieza” ante la administración de Mauricio Macri.

En afiches callejeros, por su cuenta de la red social Twitter y también en Facebook el sindicalista descalificó a Alberto Fernández al señalarlo como “el boludo”, ampliando también su ofensiva con la “clase política”, una estrategia afín a lo que manifiestan los sectores peronistas críticos del FDT.

Dentro de la artillería detonada también despreció la aprobación del cupo laboral travesti trans “mientras el 60% de los niños son pobres”.

"Peronómetro"

 

Fabre consideró que el Presidente de la Nación “nunca fue peronista, lo que no sabía es que nunca fue inteligente”. Con esos dichos hizo referencia a los desafortunados comentarios de presidenciales sobre los argentinos, barcos, brasileños y selvas.

En relación a los pueblos originarios asestó también que “los mapuches que reclaman las tierras argentinas en poder de los Benetton deberían volver a Chile”.

Fabre apoyó la candidatura presidencial de Guillermo Moreno en las elecciones de 2019.

En septiembre de 2017 el sindicalista fue reelecto por cuatro años al frente de su organización, con lo cual las elecciones en ese sindicato están incluídas en la prolongación de mandatos por suspensión de comicios sindicales que definió el ministerio de Trabajo en pandemia, cuya excepción hasta el momento serían la apertura de las urnas en la CGT cuya cúpula cumplió su período iniciado en 2016 en agosto de 2020, por lo cual ya comenzó a requerir que se establezcan las disposiciones y trámites para cumplir esa elección.