El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y afines (Sitraic) fustigó la no inclusión de esa actividad en el plazo extendido para la prohibición de despidos y suspensiones que rige hasta el 31 de mayo en virtud de la pandemia.

“Emerge allí un cruel y despiadado ataque a los trabajadores de la construcción”, manifestaron desde esa organización que lidera Víctor Grosi la cual está enrolada en la CTA Autónoma cuyos titulares son Ricardo Peidró y Hugo "Cachorro" Godoy.

“A partir de hoy no gozan de protección alguna contra el flagelo del desempleo y quedan a merced de la voluntad de los empresarios”, sustanció el Sitraic a través de un comunicado..

La medida adoptada por el Gobierno respecto a cesantías sin justa causa o suspensiones fue publicada este jueves en el Boletín Oficial, como anticipara BAE Negocios.

En sus críticas el Sitraic apunta a la Casa Rosada como también a la conducción de la Uocra, el sindicato mayoritario de dicho rubro industrial y que además cuenta con la personería respectiva.

“Deberían convocar a una huelga, pero por supuesto no lo van a hacer”, enfatizaron en el texto.

“Rechazamos la exclusión de los trabajadores de la construcción de la prohibición de despidos. El Sitraic se erige como una verdadera alternativa sindical, un sindicato que jamás abandona a los trabajadores ya que está formado por ellos”, remarcaron exigiendo la derogación de la ley 22.250, regímen laboral para los trabajadores de la Construcción, “y el retorno al régimen murídico laboral general que plasma la Ley de Contrato de Trabajo”.

Ruptura con historia

Durante la era kirchnerista que comenzó en 2003 nacieron de las profundas diferencias que tuviero un punto culminante en 2009 con la creación del Sitraic en fractura inocultable y con enfrentamientos a la Uocra que lidera Gerardo Martínez.

En el comunicado donde el sindicato también apunta al presidente Alberto Fernández en sus críticas, puntualizan la referencia histórica que, consideran, sustenta su reclamo “la entrega se perpetuó hace 53 años, cuando en 1967 durante en un gobierno de facto, se sancionó el primer estatuto de la construcción y se privó a los trabajadores, entre otros derechos, de la tutela constitucional contra el despido arbitrario.

Esa entrega se ratificó y reforzó cuando en otro gobierno de facto, la dictadura asesina cívico militar que se instauró en nuestro país desde 1976 a 1983, se sancionara un nuevo estatuto mediante la ley 22.250”, enfatizaron.