El diputado del Frente Renovador Felipe Solá reconoció que la senadora Cristina Fernández es la que "demostró más votos" dentro del espectro opositor en las últimas elecciones, y si bien destacó que el espacio que la expresidenta lidera sigue siendo la esperanza para millones de argentinos, advirtió que posee un "techo bajo" que la aleja de la posibilidad de representar una opción de futuro.

"No sé si el techo es 37, 39 o 32, no lo sé. La situación del techo es más importante que la situación de los votos en la posibilidad de mirar el futuro", analizó.

Más allá de desalentar la construcción de la unidad del peronismo bajo la conducción de Cristina, el exgobernador bonaerense exhortó a la dirigencia opositora a deponer la intransigencia hacia el kirchnerismo.

"La idea mía es que la crítica furibunda al kirchnerismo debe pensarse dos veces porque los que hacen eso están ofendiendo a sus votantes. El kirchnerismo puede ser corrupción, dogmatismo o sectarismo pero ha sido una realidad y sigue siendo una esperanza para millones de argentinos. Por lo tanto aunque no sean la mayoría se debe respetar esa esperanza", reflexionó.

La crítica furibunda al kirchnerismo ofende a sus votantes”, alertó el diputado massista

Junto a su compañero de bancada Daniel Arroyo, Solá participó el jueves pasado del "Encuentro por la Unidad" en la UMET junto a representantes de Unidad Ciudadana y del randazzismo, pariticipación que le valió cortocircuitos con otros integrantes del Frente Renovador, que resisten a cualquier tipo de acercamiento al kirchnerismo.

En diálogo con Radio 10, Solá aclaró que la unidad no debe acotarse únicamente a la confluencia de las distintas vertientes del peronismo, sino que debe incluir a todos los espacios de la oposición.

"Por supuesto que hay 2019 para una oposición seria que incluya al peronismo. Queremos arreglar el país y para eso hay que construir una oposición seria. Para eso no hay que exigir que sean peronistas todos, porque sino parece un problema para los peronistas solamente", consideró.

Explicó que el encuentro en la UMET fue el puntapié inicial en esa búsqueda. "No nos juntamos a rosquear un candidato sino de lo que piensan de la economía, de la injusticia social, del sindicalismo, de estos tiempos y de a futuro", expresó.

El dirigente massista cuestionó la ofensiva del Gobierno contra el jefe camionero Hugo Moyano, y lo asoció a "una idea de cazar personajes y mostrar el trofeo a la sociedad para mostrarle que eso también es el cambio".