El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, destacó ayer la predisposición del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para ayudar a la Argentina con el FMI, durante la reunión que mantuvo con el presidente Alberto Fernández. Pero además, remarcó que el país no solo no está aislado, sino que cuenta con "ofertas de ayuda de la mayoría de Occidente"

"Dentro de la entrevista, Netanyahu dejó de lado todo cuestionamiento como el que se quiere hacer al gobierno de Cristina Kirchner por el tema con el acuerdo con Irán, AMIA, (Alberto) Nisman", remarcó Solá.

El canciller aseguró que el líder israelí instó a Alberto Fernández a ser "amigos hacia adelante", en tanto que le preguntó al presidente argentino "en qué podía ayudarlo", ante lo cual Fernández le pidió ayuda para negociar con el Fondo Monetario, a lo este accedió rápidamente, contó.

El canciller dio a conocer una conversación que ambos líderes mantuvieron durante el almuerzo al que asistieron también sus respectivas parejas: "Netanyahu se puso a disposición" y le preguntó al mandatario argentino: ¿¿Con quién tengo que hablar?", y tomó nota de las sugerencias al tiempo que se comprometió a hacer gestiones ante el gobierno de Donald Trump, a quien visitará la semana próxima.

Respecto a la gira que el presidente emprenderá por Europa, Solá dijo que "estamos mostrando que la Argentina tiene ofertas de ayuda de la mayoría de los países de Occidente". Agregó que el viaje, además de para ver al Papa, servirá para saber que piensas los líderes europeos "del país", pero también "porque Argentina está en una negociación compleja, fundamental para su futuro, y todos ellos tienes una silla en el FMI".