Luego de haber declarado que los maestros eligen la carrera "como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras" y que "son de los sectores cada vez más bajos" de nivel "socioeconómico" y "cada vez más grandes de edad", dichos que generaron repudio y pedidos de renuncia, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, envió una carta a los docentes de la Ciudad de Buenos Aires en la que asegró que "no fue su intención" causarles "dolor e incomodidad" y remarcó: "Por si hiciera falta aclararlo, voy a mantenerme firme: con los chicos, no".

En el texto, la funcionaria expresó: "Sé que merecen y esperan una explicación sobre la polémica que se generó en los últimos días ya que entiendo que causó dolor e incomodidad en muchos de ustedes, sin haber sido mi intención".

Luego, la ministra destacó el trabajo que "la enorme mayoría" de los docentes hace por una "educación plural, que promueva el pensamiento crítico, el análisis y la discusión informada". Además, constató que el aula es un lugar "para formarse, aprender y reflexionar en un ambiente donde se respeten todas las ideas y creencias, sin militancia partidaria. De ningún partido".

Sin embargo, recordó que "algunos dirigentes abusan de su rol docente y eligen adoctrinar antes que enseñar a pensar". "Por si hiciera falta aclararlo, voy a mantenerme firme: con los chicos, no", insistió Acuña.

Luego, la funcionaria destacó los logros de la administración de Horacio Rodríguez Larreta en materia educativa y aclaró que "todavía queda mucho por hacer". "Queda un largo camino por recorrer en materia de brechas y oportunidades para los chicos. Pero también en la construcción de valor para la profesión, para que cada vez más jóvenes elijan con orgullo la docencia", agregó.

En referencia a sus dichos sobre el nivel socioeconómico de quienes eligen dedicarse a la docencia, graficó que, de acuerdo con cifras de las encuestas de ingresantes al sistema de formación docente en la Ciudad de mayo de este año, sólo el 14% de los docentes ingresan luego de terminar sus estudios secundarios, mientras que el 52% posee trayectorias educativas previas. 

"Casi el 50% trabaja mientras estudia, y se tarda en promedio 7 años para recibirse. Datos similares surgen para el resto del país en el informe producido de las evaluaciones Enseñar, por el Ministerio de Educación de la Nación", expresó.

Y agregó: "Nuestro compromiso es apoyarlos y acompañarlos a todos en su formación inicial y continua para que ejerzan su tarea con conocimientos y herramientas profesionales adecuadas. La creación de la Universidad de la Ciudad y el trabajo de evaluación y procesos de mejora con los Institutos de Formación Docente son parte importante de esa decisión". 

Por último, agradeció a todos los docentes por su dedicación: "Gracias a todos y a todas por su compromiso, por acompañar a nuestros chicos en esta pandemia devastadora, por todo lo que hicieron y por todo lo que van a hacer".

La carta completa: