Las negociaciones entre el peronismo dialoguista y el interbloque de Cambiemos en el Senado para encarrilar el tratamiento del proyecto con media sanción de Diputados que busca poner un freno al cuadro tarifario del Gobierno no lograron prosperar hasta ayer y no hay indicios de que se recompongan.

El jefe de bancada del PJ en el Senado, Miguel Pichetto, había anunciado el miércoles en el debate de comisión que quedaba a la espera de una propuesta superadora por parte del Gobierno. Caso contrario, avanzaría con el dictamen del texto de Diputados la semana próxima.

Si bien desde algunos despachos oficialistas deslizaron que en el Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, estaban trabajando en una contrapropuesta que pudiera satisfacer tanto a la Casa Rosada como a los gobernadores peronistas, ayer aseguraban que esa alternativa había quedado trunca. "Hoy las negociaciones están en punto muerto, pero no descartamos que de acá al martes surja una propuesta, que puede venir desde el Ejecutivo o desde el bloque de Pichetto", comentaron cerca del presidente provisional del Senado y hombre fuerte del presidente Macri en la Cámara alta, Federico Pinedo.

Déficit

"No va a haber proyecto alternativo, salvo que de las reuniones con los gobernadores surja algo que satisfaga a todos, de no ocurrir, iremos directo al veto", dijeron ayer algunos voceros del oficialismo donde esperaban que las negociaciones con los mandatarios del peronismo que lleva adelante el poder central dieran sus frutos.

"No encontramos una alternativa a la propuesta que hemos hecho", dijo ayer Esteban Bullrich en diálogo con la prensa y agregó que no aparece "la manera de hacerlo sin agravar el déficit fiscal".

El ex ministro de Educación explicó que "la propuesta de Diputados costaba 80 mil millones de pesos más la ampliación de la tarifa social, que no se pudo calcular todavía. Están calculando los montos del nuevo proyecto (por la iniciativa final que salió de Diputados, en la que se eliminó la rebaja del IVA), pero esos montos hacen irrealizable el proyecto. Es un proyecto deseable pero impagable", añadió.

El macrista enfatizó sobre el costo que tendría el proyecto opositor, en caso de pasar el filtro del Senado y convertirse en ley. "80.000 millones de pesos es casi un punto del PBI. Aumentar un punto el déficit sería una señal muy errónea", insistió Bullrich.

La puesta del oficialismo de cara al martes era hasta ayer la división que pueda exponer el PJ. "Hay una grieta entre los peronistas lo que no nos llevará a ganar la discusión pero si a achicar la diferencia", resaltaron en Cambiemos, donde ven que al final del camino, llegará el veto presidencial.