La Asociación Taxistas de la Capital Federal y el Sindicato Peones de Taxis (SPT) marcharon ayer en rechazo al "transporte ilegal y en defensa de las fuentes de trabajo", puntualmente contra Uber y Cabify. Los trabajadores se manifestaron en distintos puntos de la Ciudad y denunciaron que el sistema "violenta la Ley Nacional de Tránsito y evade todas las leyes laborales, impositivas y sociales vigentes en la Argentina", impunidad que se ejerce y practica ante "la pasividad del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y del Ejecutivo nacional".