Una fiscal de la ciudad italiana de Milán se puso en contacto con su colega argentino Carlos Stornelli para solicitar información de la causa donde se investigan pagos ilegales de empresarios a funcionarios kirchneristas por obra pública, a partir de los cuadernos aportados por el chofer Oscar Centeno.

El pedido llegó a través de la fiscal de Milán Donata Costa quien investiga a la empresa Techint en Italia por un caso de soborno trasnacional, siendo Paolo Rocca un ciudadano oriundo de aquel país. La fiscal solicitó información a partir de la confesión del directivo del grupo Héctor Zabaleta. La investigación en Italia es para determinar si directivos de Techint utilizaron sociedades offshore, y una cuenta en Suiza para pagar sobornos a funcionarios brasileros de Petrobras para acceder a distintas obras.