El Grupo Telecom, que nuclea también a las empresas Fibertel y Personal,  consideró que la decisión del Gobierno de dictar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para declarar como servicio público las telecomunicaciones es una medida "arbitraria" que puede afectar la "calidad del servicio".

En una comunicación a los empleados, a la que accedió BAE Negocios, la compañía sostuvo que se "pierde seguridad jurídica y una variable esencial" sobre el sector como es el precio de "productos y servicios". Pero que continuarán apostando a "un diálogo constructivo" con el Gobierno.