Apenas ayer se consumó el golpe de Estado en la Bolivia, desde el Gobierno argentino aseguraron que si el derrocado mandatario Evo Morales solicita asilo político en la Argentina, se lo concederán, a pesar de que hasta el cierre de esta edición el presidente Mauricio Macri no se había pronunciado de manera pública sobre la situación del país vecino.

Las versiones sobre que Morales viajaría a la Argentina luego de que renunció a su cargo -en medio del pedido de la Policía y las Fuerzas Armadas bolivianas para que deje la presidencia- fueron desmentidas rápidamente por el gobierno de la alianza Cambiemos. Si bien para ese entonces era una incógnita cuál sería el destino del dirigente del MAS, fuentes de la Casa Rosada señalaron a BAE Negocios que "si Morales nos pide asilo político se lo vamos a dar".

A diferencia de otras situaciones políticas de la región, en las que dejó sentada su postura, Macri esta vez no se refirió al derrocamiento de Morales, ni condenó públicamente el golpe de Estado, como sí lo hicieron algunos otros integrantes del espacio político que pretende continuar liderando después del 10 de diciembre próximo.

El único que habló del tema fue el canciller Jorge Faurie, que se limitó a decir al canal de noticias TN que Morales no solicitó asilo político al gobierno argentino y que la información que tenía hasta ese momento es que estaba "en la zona de Cochabamba, de donde es originario" y aclaró que no tenía "conocimiento respecto de qué va a hacer".

"La OEA ayer fue clara: hubo un proceso irregular que, de alguna manera, fue reconocido en la intervención de Morales de ayer, y esto generó una reacción de los distintos sectores de la población, las fuerzas policiales que se acuartelaron y las fuerzas armadas que se declararon prescindentes", manifestó el ministro de Relaciones Exteriores argentino sobre los últimos comicios bolivianos, en los que Morales fue reelecto de manera muy ajustada.

Faurie lejos de sostener que en Bolivia hubo un golpe de Estado, remarcó que "los gobiernos de transición son una decisión de un pueblo para constituir un grupo de autoridades y llamar a elecciones", y evaluó que "el gobierno de transición es uno que llama a la elecciones para decidir la continuidad, y esto coincide con la recomendación de la OEA de que hubiera un nuevo acto eleccionario para validar la opinión del pueblo boliviano".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos