El oficialismo y la oposición ultimaron esta tarde algunos detalles del simulacro de la sesión virtual que se llevará adelante mañana a las 17 en Diputados para poner a prueba el nuevo sistema.  

El presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, y los jefes de los diferentes bloques, pasadas las 19, mantuvieron una reunión de Labor Parlamentaria en el Salón Delia Parodi, en la que oficializaron la realización del ensayo de sesión remota con la capacitación sobre violencia de género que establece la Ley Micaela. En caso que la experiencia sea exitosa, mañana por la tarde avanzarán con la definición del temario y el jueves podrían sesionar de forma mixta.

En el simulacro, las autoridades del cuerpo, una veintena de diputados del Frente de Todos, otros veinte de Juntos por el Cambio, más algunos otros legisladores de las demás fuerzas  opositoras, estarán en el recinto; mientras que el resto participará desde sus despachos, dependencias oficiales o casas.

Más que centrarse en la discusión de los temas a tratar, por estas horas, el principal objetivo del Frente de Todos es que la prueba piloto salga bien. Sin embargo, desde ese bloque señalaron que algunas de las iniciativas que podrían tratarse son aquellas ligadas a una serie de beneficios para los trabajadores de la salud -algo que fue propuesto por el peronismo federal- y otras referidas a incentivos impositivos para el sector productivo. 

Desde el interbloque de Juntos por el Cambio quieren incluir en el temario una asistencia a las Pymes y una modificación en el Impuesto a las Ganancias para el personal de salud. Según fuentes de ese espacio político, si bien están de acuerdo con discutir la ley de Economía del Conocimiento, en principio sólo se abordarán cuestiones vinculadas a la pandemia del COVID-19, en sintonía con lo que definieron en el Senado.     

Como adelantaron fuentes del oficialismo, el impuesto extraordinario a las grandes fortunas quedará para más adelante para evitar cortocircuitos con Juntos por el Cambio en la primera sesión telemática.