Luego de que el Gobierno nacional publicase el decreto por el cual estableció pautas para el toque de queda sanitario en todo el país, algunos intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio salieron a rechazar la medida y a rebelarse contra ella.

Finalmente, Alberto Fernández decidió dejar en manos de los gobernadores la implementación o no de la medida, así como el modo de hacerlo. Aunque el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, todavía no detalló cómo serán las restricciones nocturnas a la circulación en el territorio bonaerense, los jefes comunales de Vicente López, Jorge Macri, y de San Isidro, Gustavo Posse, salieron a criticarlas frontalmente. También mostraron sus reservas los intendentes de Lanús, Néstor Grindetti, de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro.

Vicente López

El intendente de Vicente López, Jorge Macri (PRO), criticó este viernes la eventual restricción de la nocturnidad en la provincia de Buenos Aires y señaló que "no fueron capaces de controlar las fiestas clandestinas y ahora van a controlar a todos".

El jefe comunal y presidente del PRO bonaerense aclaró que quiere ver "qué escribe el Gobierno provincial de manera definitiva" respecto de las restricciones, pero advirtió que "las medidas no van al corazón del problema".

"Tengo que esperar a ver qué es lo que escriben, pero le voy a decir al gobernador (Axel Kicillof) que la orden que imparta la haga cumplir con la Policía de Buenos Aires, con esa misma policía que no se enteró de las fiestas clandestinas", señaló en declaraciones a la señal A24.

En este sentido, agregó: "No fueron capaces de controlar las cientos de fiestas clandestinas que se hicieron en la provincia y ahora nos van a controlar a todos".

"Le caemos siempre a los mismos: a los que pagan impuestos les impido trabajar", sostuvo Macri al tiempo que afirmó que "el corazón del problema está en lo informal y lo ilegal, los festejos del hincha, las fiestas clandestinas, los manteros y la venta ilegal en el espacio público, que no es parte de la actividad legal que se ha manejado bien".

En la misma línea, el intendente de Vicente López apuntó contra el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, por haber dicho que se tomarían "medidas concretas" y señaló: "No le escuché decir nada sobre el velorio de Maradona ni las manifestaciones por el aborto".

"Definen medidas y es como si vivieran en un tupper, no entienden la realidad de lo que está pasando", disparó el jefe comunal y referente bonaerense de la coalición opositora Juntos por el Cambio.

San Isidro

Por su parte, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse (PRO), descartó este mismo viernes limitar la circulación nocturna en ese distrito del norte del Gran Buenos Aires y dijo que se reforzará allí la campaña de concientización para prevenir la propagación del coronavirus.

Dijo Posse que por el momento "no habrá restricciones" en San Isidro, tras el decreto que firmó el gobierno nacional frente al aumento de casos de Covid-19.

El jefe comunal valoró que la medida no sea de cumplimiento obligatorio para todo el país: "Está perfecto que se contemple la resolución local, ya que las restricciones no pueden ser generalizadas", sostuvo.

"Se debe medir cómo es el grado de contagios en cada distrito y cómo está preparado su sistema de salud", señaló.

También afirmó que seguirán trabajando en conjunto con Nación y Provincia y que le pedirá a Kicillof que "se sostenga la actividad económica y se cuiden los puestos de trabajo".

Para evitar el avance de casos en el distrito, el jefe comunal indicó que el municipio intervendrá cuando haya "desmadre social" y que reforzará la campaña "Contagiá Responsabilidad" que se lleva adelante desde el inicio de la pandemia.

"Nos trajo muy buenos resultados sanitarios y seguiremos por ese camino de promover la responsabilidad individual y el cumplimiento de las medidas de cuidado", sostuvo.

Para finalizar, enfatizó: "A los vecinos les digo que lo sigamos haciendo juntos y si hay responsabilidad social, se podrá continuar el funcionamiento total de la actividad y con el absoluto ejercicio de la libertad".

Lanús

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti (PRO), dio un indicio acerca de su postura sobre el toque de queda sanitario nocturno al compartir en sus redes una petición que elevó a él la Cámara Gastronómica de Lanús. En ella, los gastronómicos del municipio pidieron permanecer abiertos hasta las 2 de la mañana.

"Quiero compartir la mirada de la Cámara Gastronómica de Lanús de acuerdo a las medidas que se están tomando para prevenir el COVID 19. Es importante poder congeniar entre todos la mejor manera de llevar adelante los cuidados para prevenir el virus", dijo al respecto.

Tres de Febrero

El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela (PRO), se inclinó por tomar medidas que no restrinjan el trabajo: "Hay que cuidar lo laboral en el delicado momento que nos toca transitar hasta que se difunda la vacuna".

"Si el problema son las fiestas clandestinas, las fuerzas de seguridad deben controlar más y mejor. Pero si se restringe el trabajo, se hace un daño al país y a mucha gente que viene haciendo un gran esfuerzo para salir adelante", agregó en sus redes sociales el jueves por la noche, antes de conocerse el decreto.

Mar del Plata

El intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro (PRO), afirmó el último jueves en sus redes que cerrar actividades debería ser el "último recurso" y agregó que una medida como el toque de queda "genera mucha angustia", aunque aclaró que esperaría a conocer el texto del decreto. 

"Ante las múltiples consultas quiero ratificar que vamos a esperar el decreto del gobierno nacional para conocer las posibles restricciones. Ya todos saben mi postura: siempre fue salud + trabajo. El cierre de actividades debería ser el último recurso", señaló en su cuenta de Twitter.

Este viernes, tras publicarse oficialmente la medida, Montenegro participó de una reunión con otros intendentes de la costa atlántica, en la que también se esperaba una posible presencia de Kicillof, con el objetivo de delinear cómo se implementaría el toque de queda sanitario en los municipios balnearios.