La directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, adelantó que el Gobierno analiza implementar una "prueba piloto" de abrir las fronteras con Chile y Uruguay con un "cupo especial de turismo" y permitir aumentar a 2300 el tope diario de pasajeros argentinos que pueden ingresar al país desde el exterior.

De acuerdo al relajamiento del cierre de fronteras, mientras que antes sólo podían entrar mil personas por día a la Argentina, hasta el 6 de septiembre se permitirá un cupo diario de 1700 argentinos y residentes que vuelvan desde el exterior. "Si nos siguen acompañando los números, se pasará a 2300, condicionado a que se puedan abrir otros aeropuertos internacionales en el país", remarcó la funcionaria nacional en declaraciones a las radios El Destape y Futurock esta mañana.

Con las nuevas medidas, Migraciones podrá "ver dónde está la mayoría de los argentinos que todavía no han podido ingresar, que tienen vuelos reprogramados, y ahí poner vuelos especiales por fuera del cupo de 1700 para traerlos de manera más rápida".

"No son vuelos de repatriación, sino que van a volar con el mismo pasaje que compraron, con la misma aerolínea, pero esta vez autorizados por el Estado Nacional para ingresar por fuera de los 1700", explicó Carignano sobre lo que estará permitido hasta el 6 de septiembre, en una "primera etapa".

A partir del 6 de septiembre se dará una segunda etapa en la que se prevé ampliar el cupo a 2300 por día. Sin embargo, tal cantidad de personas "no podría entrar solamente por los corredores que hoy están autorizados", es decir, los de Ezeiza y Aeroparque, por el máximo de vuelos permitidos por hora: al llegar del exterior todos los pasajeros deben hacerse el hisopado allí mismo, por lo que se tendrían que incorporar laboratorios para las pruebas de Covid en los aeropuertos internacionales de otras provincias para que puedan reabrirse.

Turismo con Chile y Uruguay

Pero "otra posibilidad es una prueba piloto de turismo con Chile y Uruguay", a partir del 6 de septiembre. Así, se analiza "abrir las fronteras terrestres" con esos dos países ya que "tienen a casi toda la población vacunada con dos dosis y los números vienen descendiendo". La propuesta está en estudio por parte de los ministerios nacionales de Turismo y Salud.

"Los turistas que puedan ingresar a través de esa prueba piloto tendrían que tener esas dos dosis. Estamos pensando que si las provincias que lindan con Chile o Uruguay quieren habilitar los pasos terrestres para que puedan hacer turismo en auto tienen que también habilitar corredores seguros. Estamos pensando en habilitar algunos pasos terrestres siempre y cuando las provincias emplacen un laboratorio con los protocolos necesarios" para hacer los testeos pertinentes.

El ingreso por vía terrestre desde Chile y Uruguay sería "un cupo especial por turismo", por fuera del límite de entrada diario establecido para vuelos desde el exterior.

"Abrir una frontera terrestre implica lo mismo que un aeropuerto internacional. La provincia tiene que abrir un corredor seguro. Tiene que testear en la frontera y establecer un protocolo de aislamiento, igual que en Ezeiza", indicó Carignano.

Entre los requisitos que deberán cumplir las provincias que quieran recibir pasajeros en sus aeropuertos se encuentran: "Que haya un laboratorio de llegada para testear a los ingresantes, que digan dónde se va a aislar a las personas que llegan y que indiquen cómo se va a llevar la muestra al Malbrán, para saber qué tipo de variante es", detalló la funcionaria.

"Aquellas provincias que tengan límite con Chile o con Uruguay tienen que presentar el protocolo y seguramente sea habilitado", agregó.

Variante Delta

Carignano recordó que "una sola persona puede hacer mucho daño" si está infectada y no cumple el aislamiento y puso como ejemplo el caso del cordobés "que llegó con variante Delta, contagió a más de 20 personas y hay más de 800 aisladas".

En este sentido, resaltó que "hubo solo 3 provincias que decidieron aislamiento en hotel, que es la más segura: Buenos Aires, Salta y San Juan". "La mejor medida es que vayan a un hotel, porque evita lo que pasó en Córdoba. No hay manera de que al otro día de llegar se vayan a comer con los familiares", remarcó. "El resto de las provincias han decidido seguir con el modelo que tenían anteriormente, pero todas han reforzado", agregó.

Carignano remarcó que Migraciones decidió implementar el cupo de ingreso al país porque "donde están los argentinos hoy hay circulación comunitaria de Delta: Estados Unidos y Europa" y se hizo "previendo que si seguíamos con el grado de incumplimiento de la cuarentena que teníamos, que era un 40%, iba a ser cuestión de días para que ingrese" esa variante a la Argentina y se genere circulación comunitaria, mientras había una gran parte de la población sin vacunar.

"Aplicamos más de 12 millones de dosis en estas cinco semanas", lo cual permitió "ganarle al ingreso de la variante Delta", así como "bajar de un 40 a un 10% el incumplimiento" del aislamiento. "Obviamente el 10% sigue siendo mucho si tenemos en cuenta lo que hizo una sola persona en Córdoba", aclaró la funcionaria.

Además, los vuelos con Chile, Brasil y Gran Bretaña "vuelven a estar habilitados". "Chile está en una situación epidemiológica buena, la mayoría de la población tiene dos dosis. En Brasil no hay circulación comunitaria de la variante Delta", sino que la cepa mayoritaria es la de Manaos, al igual que en Argentina. "Con Gran Bretaña no tiene sentido mantener los vuelos prohibidos porque hay circulación comunitaria de la Delta pero en mayor medida está circulando en Estados Unidos y el resto de Europa".

Los vuelos directos entre Argentina y Chile, Brasil y Reino Unido están permitidos desde el sábado pasado, "y seguramente en los próximos días vamos a ver la planificación de los vuelos" de acuerdo al protocolo vigente, sostuvo Carignano.