En junio, cuando el dirigente radical Martín Lousteau decidió dejar de pulsear con Horacio Rodríguez Larreta y formalizó un acuerdo para ser el candidato a senador porteño por Cambiemos abrió dos puertas juntas: una, a la reelección del jefe de Gobierno que finalmente fue sin segunda vuelta. Y la segunda, fue la colocación de un hombre propio al frente del Banco Ciudad. A pesar del respeto que se ganó el actual titular del Banco, Javier Ortiz Batalla, dejará el puesto en manos de Guillermo Laje, propuesto por Lousteau.

La conformación de alianzas resultó tan vertiginosa que hoy Lousteau tiene un hombre propio en el directorio del Banco Ciudad, Gastón Rossi, pero ocupando un asiento por la oposición. La dinámica implica que ahora ese mismo asiento usa cupo de oficialismo.

El Banco Ciudad está conducido por un presidente, actualmente Ortiz Batalla; un vicepresidente, Fernando Elías que llegó de la mano de Santilli, y cuatro directores, dos propuestos por el oficialismo y dos por la oposición. En este último rubro había ingresado Rossi y la otra plaza la ocupa Claudia Neira Del Frente de Todos. Los dos puestos por el oficialismo los ocupan hasta ahora Alicia de Antonis y Pablo Videla.

Larreta se ve ahora en la necesidad de ceder la conducción del Banco Ciudad por el pedido de Lousteau y por el acuerdo con el radicalismo, central al momento de definir la estructura de alianzas con la que compitió el 27 de octubre. Lousteau, en la elección legislativa de 2017 había obtenido 12% de los votos con su partido propio, Evolución. El acuerdo para diluir esa fuerza dentro de Juntos para el Cambio fue sin duda, un beneficio para Larreta.

Con los cambios, se estima que Ortiz Batalla seguirá cerca de Larreta en algún puesto de asesoramiento económico. De hecho, desde su gestión se financiaron las principales obras públicas de la Ciudad y se avanzó con varios pedidos del Ejecutivo: multiplicó por diez los resultados del Banco en cuatro años, abrió 20 sucursales y federalizó el banco llegando a 5 provincias.