El empresario José María Núñez Carmona sostuvo que los bienes ingresados en el blanqueo del 2009 provinieron de su actividad comercial y no de una “inyección de fondos” de sociedades en común con el ex vicepresidente Amado Boudou.

También sostuvo que Boudou “jamás ha sido accionista de Vail Investment SA ni mucho menos de Embarcaciones Argentinas SA”, ambas de su cliente.

En el escrito se asegura que el socio de Boudou obtuvo más de $14 millones entre 1989 y 1998 en su empresa OM Buenos Aires SA.