La iniciativa apunta a mejorar las estrategias y capacidades del Estado para detectar la evasión fiscal, que afecta la inversión, la recaudación y agudiza la restricción externa. Más dos tercios de la riqueza que los argentinos mantienen fuera del país no se encuentra declarada. Funcionará bajo la órbita del Congreso, integrada por cinco diputados y cinco senadores. 

La diputada y presidenta de la comisión de Finanzas, Fernanda Vallejos, presentó un proyecto de ley para crear, en el ámbito del Congreso, la “Comisión Bicameral de Seguimiento de la Gestión vinculada al Combate de Delitos Financieros, Evasión y Elusión Tributaria”, que tendrá carácter de Comisión Permanente.

El objetivo de esta Comisión será contribuir a proteger la integridad de los sistemas financiero y fiscal y a combatir la corrupción en el ámbito público y privado. En particular, busca “garantizar el control del estricto cumplimiento de la normativa vigente en la materia en las distintas etapas prevención, detección, investigación, persecución, proceso y recuperación de activos producto del delito, a través del seguimiento, la coordinación, análisis e investigación”.

El proyecto de la legisladora, especialista en esta temática, tiene como fin “fortalecer los marcos regulatorios enfocados en la transparencia y la rendición de cuentas tanto de los órganos gubernamentales como de las instituciones financieras y el sector privado”. De esta manera, el objetivo es reducir la elusión y la evasión fiscal internacional en el sistema tributario argentino,  y combatir y sancionar prácticas y operatorias financieras en jurisdicciones de baja o nula tributación o no cooperantes.

Conformación de la comisión 

La comisión estará integrada por diez miembros: cinco senadores nacionales, cinco diputados nacionales, que serán designados por los presidentes de cada Cámara.

“El delito financiero es cada vez más sofisticado, abarca una amplia gama de faltas y acumulan cantidades importantes de dinero, entre las que se contempla la evasión fiscal, el fraude tributario, el lavado de dinero, la corrupción, la compra-venta de valores con información privilegiada y el financiamiento de actividades terroristas”, sostuvo la iniciativa.

Las pérdidas por evasión y elusión fiscal son incalculables y ponen en peligro el desarrollo y bienestar económicos y de las próximas generaciones. La ausencia de políticas tributarias adecuadas ha permitido que personas y corporaciones evadan impuestos a través de diversas estrategias. 

Una serie de megafiltraciones y denuncias pusieron en evidencia la dimensión del problema de la fuga, en Argentina y el mundo. Por caso, Panama Papers, Swiss Leaks, Paradise Papers, Bahamas Leaks o Luxleaks. A su vez, la denuncia de la AFIP en relación con las 4.040 cuentas no declaradas de argentinos en el HSBC de Ginebra (2014). Allí, Argentina resultó séptima entre los países más afectados, sobre un total de 203 Estados, por la cantidad de ciudadanos con cuentas “secretas”.

Mientras que en América Latina y El Caribe, se estima que la evasión y la elusión de los impuestos sobre la renta personal y de las empresas costaron más de 220.000 millones de dólares en el 2015, es decir, un 4,3% del PIB regional, según la Comisión Económica para América Latina, CEPAL.

En Argentina, asimismo, más dos tercios de la riqueza que los argentinos mantienen fuera del país no se encuentra declarada.

Se calcula que en el mundo existen más de USD12 billones registrados en empresas off-shore”, sostuvo el proyecto. “Los argentinos mantienen activos externos por, al menos, u$s 400.000 millones ( INDEC), de los cuales USD103.000 millones se acumularon entre 2015 y 2019”, amplió. Y advirtió que “la salida de capitales, entendida como expatriación de ahorro doméstico, disminuye las posibilidades de inversión y agudiza la restricción externa (escasez de divisas), lacerando las perspectivas de desarrollo nacional, además de afectar la recaudación y acentuar la desigualdad”.

Argentina es líder mundial en evasión fiscal. Según estimaciones del Instituto Mundial de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas en Tokio –sobre datos del propio FMI- en nuestro país se evade de pagar impuestos una suma que representa el 5,1% del PBI anual. 

Otro estudio, de la organización Tax Justice Network (TJN) -ONG global dedicada a la investigación en materia de impuestos y asuntos fiscales-, indicó que en 2016 Argentina perdió de recaudar US $21.406 millones de dólares por maniobras de evasión impositiva. Según el estudio, el monto representó alrededor del 4,4% del PBI.