Laura Muñoz, ex esposa de Alejandro Vandenbroele, declaró en el juicio por el salvataje de la ex Ciccone Calcográfica que él “trabajaba para el entonces ministro de Economía Amado Boudou” y que su intermediario era José María Núñez Carmona.

En la cuarta audiencia del juicio, a la que Boudou se ausentó por encontrarse detenido en el penal de Ezeiza por otra causa, Muñoz aseguró que en 2009 el entonces ministro “estaba buscando un abogado para hacer muchos negocios”, con lo cual ratificó el vínculo entre él su su exmarido, que niega sistemáticamente el exfuncionario.

A raíz del testimonio de Muñoz, a quien Núñez Carmona le pidió el falso testimonio, los abogados de Boudou evalúan solicitar la nulidad de su declaración: ello porque la mujer reconoció que antes de su declaración se había reunido con la Fiscalía y por haber revelado imágenes sobre documentación profesional de su entonces marido.

Según relató la mujer, en 2009 su entonces marido -se- ñalado como el testaferro del exvicepresidente- empezó a viajar frecuentemente a Buenos Aires y se dedicaba al armado de empresas “para clientes que querían sacar dinero fuera del país”.

La declaración fue seguida en persona por Nuñez Carmona, quien fue trasladado con chaleco antibala y esposado desde el penal de Ezeiza, donde está detenido desde el pasado viernes, y no así por Vandenbroele quien pidió no estar presente mientras declaró Mu- ñoz y siguió el relato desde una sala contigua.

Ayer también, Núñez Carmona, al ampliar su declaración, coincidió con Boudou, en que la plata para comprar la exCiccone Calcográfica “la puso” el banquero Raúl Moneta. Además señaló que no tuvo participación en la negociación para el levantamiento de la quiebra que pesaba sobre Ciccone y que le permitió luego ser vendida.