El Gobierno nacional, a través de la Secretaría de Derechos Humanos, presentó este vienres una denuncia penal ante la Justicia contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el vicejefe, Diego Santilli, por el accionar de la Policía de la Ciudad durante los incidentes en el velorio de Diego Maradona.

En la denuncia, la cartera que dirige Horacio Pietragalla exigió a la Justicia porteña "que se investigue a las máximas autoridades del Gobierno de la Ciudad por los delitos de intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona (artículos 211, 248 y 106 del Código Penal) por el violento accionar llevado adelante por efectivos policiales".

La presentación "incluye un compilado de imágenes que prueban la represión violenta y desmedida", informó la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en un comunicado.

El escrito señaló que esas imágenes reunidas "no permiten suponer que los abusos policiales hayan sido desvíos individuales de algunos miembros de la fuerza porteña".

"La sistematicidad en el accionar y la violencia cometida por todos ellos da cuenta de una orden superior que dispuso la represión de esa forma: con balas de goma, gases, camiones hidrantes y detenciones arbitrarias", se afirmó en la denuncia.

La policía de la Ciudad detuvo a 11 personas imputadas presuntamente por "resistencia a la autoridad", de las cuales nueve ya fueron liberadas.

Pietragalla Corti confirmó que su secretaría llevó adelante la denuncia penal y contó que ayer estuvieron en la Casa de Gobierno, en el velatorio de Maradona.

"Estábamos ahí y empezamos recibir llamados de la represión que se estaba cometiendo en 9 de Julio y Avenida de Mayo, cuando estábamos en una instancia en que las personas estaban pasando", relató y dijo que "en ese momento no estaba cerrada la Casa de Gobierno".

En ese sentido, afirmó "estaba justo el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, él estaba viniendo a la Casa de Gobierno y ve como se estaba produciendo toda la represión". "Y mientras me hablaba (por teléfono) se escuchaban los disparos, las corridas, los disparos de bala de goma, los gases, el camión hidrante", contó el funcionario.

Once personas fueron detenidas

Sostuvo que fue entonces "cuando le comunico a Alberto, estaba al lado de él, le digo 'Alberto están reprimiendo en 9 de Julio y Avenida de Mayo'" y recordó que "todavía estaba la normalidad en Casa de Gobierno".

En ese contexto, el funcionario manifestó que "si se ven las imágenes, empieza el conflicto y el mal humor y todo lo que vimos, con el inicio de las acciones irregulares de la Policía de la ciudad actuando en Avenida de Mayo y 9 de Julio".

"Hay videos que muestran como la gente sale corriendo de ese sector hacia la Plaza, y ahí se armó un embudo, en Plaza de Mayo, que terminó con la presión de la gente sobre la Casa de Gobierno", explicó.

Pietragalla Corti expresó que "estamos acostumbrados a estas actitudes de la Ciudad de Buenos Aires" y agregó: "te dicen que ellos tienen compromiso con la seguridad, con las garantías, pero cuando empezás a pedir cámaras, pruebas, cuando tenés detectados individuos de la Policía de la Ciudad que violan derechos humanos a ciudadanos migrantes, como senegaleses en protestas, en manifestaciones, justamente las cámaras no andan".

La Secretaría de DDHH aseguró que los incidentes comenzaron tras el accionar de la Policía de la Ciudad

"Hay un encubrimiento desde las altas autoridades", advirtió. El funcionario consideró que en la represión de ayer "decidieron todo mal" y dijo que "es obvio que estaban preparados para la represión, por el despliegue realizado".

"Siempre que hay manifestaciones de este estilo, de protestas o de sectores populares, el Gobierno de la Ciudad actúa de esta manera, parece que le molesta que los barrios vengan a la ciudad", afirmó.

En ese sentido, manifestó que "claramente querían generar algún malestar en este día tan doloroso para el pueblo argentino" y sostuvo que "no me extraña nada de la hipocresía del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires".

Qué dijo la política acerca de los incidentes

En referencia a los incidentes durante la jornada de este jueves, el presidente Alberto Fernández dijo: "Yo lo que quiero aclarar es que todo ocurrió en 5 o 10 minutos, no duró una hora y media. Todo se controló en Casa de Gobierno, el tema fue en la 9 de Julio, me parece que hubo una acción desmedida de la  Policía de la Ciudad, fue evidente".

Fernández calificó de "incomprensible" el despliegue que llevó adelante la fuerza de seguridad porteña. "Tiraron balas de gomas a la gente a dos metros, es una cosa incomprensible, esa violencia es incomprensible. De ningún modo eso dependió de nosotros", acusó. 

Durante los incidentes, el ministro del Interior Eduardo "Wado" de Pedro exigió en su cuenta de Twitter que Santilli y Larreta frenaran la "locura" que estaba sucediendo en Plaza de Mayo. "Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona".

Esto provocó la respuesta de la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien sostuvo que la responsabilidad de lo que sucedía era "del Presidente de la Nación por permitir el velatorio en Casa Rosada". "Quisieron apropiarse de un símbolo y sólo generaron violencia y destrucción", agregó.

Las exigencias del ministro del Interior fueron objeto de polémica, ya que en la página oficial de la secretaría de Gobierno se informó que "la coordinación del velatorio de Diego Maradona en Casa Rosada se encuentra a cargo de Presidencia de la Nación".

Entre los efectivos desplegados para controlar el velatorio se encontraban 1200 uniformados, divididos entre  Policía de la Ciudad, Policía Federal Argentina, Gendarmería Nacional y Policía de Seguridad Aeroportuaria. "A ellos se suman 80 agentes de tránsito de CABA", aclaró la página oficial del Gobierno.