El presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara alta, Adolfo Rodríguez Saá, considera que en la empresa Vicentin deberían participar las cooperativas, el gobierno de Santa Fe, los productores y los bancos acreedores, supervisados por el Gobierno nacional. El legislador puntano también advirtió que la deuda que la agropexpotradora mantiene con el Banco Nación debe ser saldada.

En el marco de la intervención del oficialismo en la firma y mientras se espera el desembarco del proyecto para tratar esta cuestión en el senado, Rodríguez Saá propuso que Vicentin debe orientarse hacia un esquema de "empresa federativa". Esta propuesta tiene alguna similitud con un proyecto que se encuentran elaborando diputados nacionales de Juntos Por el Cambio, desde donde plantearon un gerenciamiento con base en la participación de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Agricultores Federados (AFA). Con respecto a la deuda de la firma, el legislador también remarcó que "tampoco se pueden llevar $18.000 millones del Banco Nación y no pagar".

El titular de la Comisión de Agricultura reconoció que desde su espacio se encuentran analizando esta propuesta, en medio de un clima de tensión creciente entre la Casa Rosada y legisladores de la oposición, que empiezan a encolumnarse detrás de Vicentin, junto a la Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Las declaraciones del senador se dieron en el marco de un encuentro por videoconferencia con integrantes de la fundación Barbechando, que estuvo representada por su titular, David Hughes, quien hizo hincapié en la importancia de la Ley de Semillas, el impacto ambiental y el presupuesto destinado al sector del agro. De la reunión participó también el senador de Juntos por el Cambio, Alfredo De Angeli.