María Eugenia Vidal se toma un descanso en el último tramo de la campaña para hablar de su vida familiar, de la militancia y del feminismo. Más relajada que antes de las primarias, la candidata a diputada nacional que encabeza la lista de Juntos en la Ciudad de Buenos Aires asegura que en su familia nunca se habló demasiado de política. Lo único que destaca del peronismo es haber puesto "al trabajo como eje articulador de derechos", se autodefine como feminista a pesar de haberse opuesto a la legalización del aborto y afirma que sus hijas "la ayudaron a ver que el machismo todavía está muy vigente".

-Estudió ciencia política y luego se dedicó a los temas sociales desde la Fundación Sophia, ¿cuándo fue la primera vez qué sintió que tenía ganas de incursionar en la política?

-Cuando fue la crisis de 2001 tenía problemas económicos y no podía pagar el alquiler de mi departamento. Ya me había casado y tenía una hija de un año. Me fui a vivir a lo de mis padres, que tenían una casa en el barrio Los Pinos, en La Matanza, en una zona que estaba siendo saqueada. Los vecinos empezaron a quemar gomas para protegerse de eventuales saqueos. En lugar de irme del país, decidí involucrarme. Ahí empezó la idea de hacer política. Pero no sentía que tuviera partido. No me sentía cómoda militando en el peronismo ni en el radicalismo tradicional. Y ahí apareció Mauricio (Macri). Primero me hizo una oferta de trabajo para investigar en la Ciudad de Buenos Aires y después me propuso formar parte de su equipo hasta que ganamos la primera elección en 2007.
 

-¿Hablaba de política cuando era adolescente?

-Siempre me interesó la política. Fui muy activa en las clases de educación cívica y de historia. Me interesaba saber, leía los diarios, opinaba.
 

-¿A alguien de su familia le interesaba la política?

-No tanto. Mi mamá era bancaria y mi papá médico, de clase media de Flores. Soy el emergente de esas típicas familias de clase media que cuando al país le va peor y hay crisis venden el auto y no se pueden ir de vacaciones. Y cuando las cosas estaban mejor, volvíamos a comprar el auto. En esa época estaba el Plan Óvalo. Así hemos vendido y comprado varios 128 (risas).
 

-¿Recuerda algún momento en particular en el que hayan tenido problemas económicos?

-A mí papá le pagaban por semana. En los 80 cobraba el sueldo y se iba corriendo al supermercado. Yo era muy chiquita, pero me acuerdo de la desesperación de esa situación de comprar la comida rápido antes de que vuelva a aumentar.

-¿Tiene algún familiar kirchnerista?

-En mi familia nunca hablamos de política. Todos quieren que ese siga siendo el ámbito de la María Eugenia que siempre fui. Es como un espacio protegido. Mi familia y mis amigos no me hablan de política. Se alegran con mis logros. Imagino que la mayoría vota a mi espacio político, pero si alguno no lo hace, no me lo va a decir porque el amor de familia va más allá de eso. Me pasa lo mismo con mi pareja y con mis hijos.

-¿Sus hijas le hicieron cambiar la mirada sobre algún tema?

-Sí, me han enseñado mucho sobre el feminismo. Todo lo que fui aprendiendo en términos de políticas de género se lo debo mucho a ellas. Lo que ellas tienen superasumido, yo lo tengo que aprender.
 

-¿Por ejemplo?

-El acoso callejero. Para mi generación es parte de lo que te tenía que pasar, que un tipo te quiera tocar en el colectivo o te diga una barbaridad en la calle. Lo viví siendo chica y también de adolescente. Y una pensaba que era lo que te tocaba por ser mujer. Mis hijas no toleran eso, se revelan, lo cuestionan. Me ayudan a ver que el machismo todavía está muy vigente y que se requiere un cambio cultural.

Desde declaraciones de Cristina (Kirchner) hasta de Aníbal Fernández. De varios del kirchnerismo, que a lo largo de distintas campañas me subestimaron o agredieron por el solo hecho de ser mujer.

-¿Se puede ser feminista y estar en contra de la ley del aborto?

-Se puede ser feminista respetando las convicciones más profundas. Que esté en contra de la legalización del aborto no invalida que pueda empujar muchas políticas por la defensa de la igualdad de género. Me parece que es reduccionista pensar que una mujer es feminista o no solo en función de ese tema.

-¿Alguna vez sintió que la cuestionaron por el solo hecho de ser mujer?

-Es algo que le sucede a las mujeres en general y esto se ve mucho en las redes. Las que hacemos política o las que hacen periodismo, las mujeres que nos exponemos somos más atacadas que los varones y de un modo mucho más virulento. En todos los espacios profesionales, cuando se pelea por espacios de poder, es mucho más difícil. Hay una doble vara. Estamos obligadas a no fallar. Puede haber un hombre mediocre en el poder, pero no una mujer.

-¿Recuerda algún ataque machista contra usted?

-Desde declaraciones de Cristina (Kirchner) hasta de Aníbal Fernández. De varios del kirchnerismo, que a lo largo de distintas campañas me subestimaron o agredieron por el solo hecho de ser mujer. Lo relevante es que no me sucede solo a mí sino que le pasa a la mayoría de las mujeres que hacen política.

-Usted fue a una escuela católica y es creyente, ¿cuánto incidió esa formación para volcarse a la política?

-No lo asocio a mi fe, pero sí creo que hay una vocación de servicio en mí. Tiene que ver con mi formación en valores y con mi familia. Si no hubiera sido política, hubiese sido médica, trabajadora social o enfermera. La política es servicio al otro. La fe sirve para los momentos difíciles o cuando te tocan responsabilidades muy grandes, en especial en momentos de crisis.

"La primera situación difícil que me tocó enfrentar como gobernadora fue a triple fuga. En 72 horas recibí un curso de posgrado del sistema mafioso de la provincia"

-¿El conflicto en el Parque Indoamericano fue la primera situación difícil que le tocó afrontar como funcionaria?

-Había tenido otras, pero no con tanta visibilidad mediática. El Indoamericano fue la primera toma en gran escala que enfrenté. Ahí se me conoció más públicamente.

-¿Y como gobernadora?

-Varias, pero la primera fue la triple fuga. En 72 horas recibí un curso de posgrado del sistema mafioso de la provincia.

-¿Se define como militante?

-Sí, claro. Una nunca deja de militar más allá de que ocupe un cargo público. Cuando uno cree en un proyecto, milita siempre.
 

-Antes dijo que no la convocaba el peronismo ni el radicalismo, ahora la UCR está dentro de Juntos por el Cambio, ¿qué destacaría del PJ?

-El trabajo como eje articulador de derechos me pareció un avance muy positivo, obviamente de Perón. Igual eso quedó desarticulado y sin representación en lo que es el kirchnerismo hoy, que solo articula alrededor del plan. No apoyo el autoritarismo y el sentido no democrático del peronismo.

-Si tuviera la posibilidad de sentarse con Cristina Kirchner para hablar de política, ¿con qué tema comenzaría la charla?

-Le diría que estamos necesitando con urgencia un plan económico, que no hay más lugar para la improvisación y para el emparche. La gente está desde hace mucho tiempo muy angustiada y sin saber qué va a pasar. La pandemia profundizó eso y ahora lo está haciendo la economía. Se necesita urgente gestión.

Más notas de

Gabriela Vulcano

Reforma Judicial: ahora la oposición es la que apura los cambios en el Consejo de la Magistratura

Ahora la oposición apura los cambios en el Consejo de la Magistratura

En Juntos por el Cambios crecen las dudas sobre la reunión con Guzmán

En Juntos por el Cambios crecen las dudas sobre la reunión con Guzmán

Sin expectativas y en medio de internas, Juntos por el Cambio se prepara para el encuentro con Guzmán

Juntos por el Cambio se prepara para el encuentro con Guzmán

Morales se consolida como interlocutor de Juntos por el Cambio con el Gobierno y se posiciona en la interna

Morales se consolida como interlocutor de JxC con el Gobierno

Gerardo Morales marca diferencias con Rodríguez Larreta pero le apunta al ala "dura" de PRO

Gerardo Morales marca diferencias con Rodríguez Larreta pero le apunta al ala "dura" de PRO

Los gobernadores radicales ratificaron que no irán a la reunión con Martín Guzmán pero enviarán a sus funcionarios

Gobernadores radicales ratifican que no irán a la reunión con Guzmán

Los gobernadores de Juntos por el Cambio no asistirán a la reunión con Guzmán

Los gobernadores de Juntos por el Cambio no asistirán a la reunión con Guzmán

Sin Juntos por el Cambio, el oficialismo logró sancionar en el Senado la ley que reforma Bienes Personales

Sanciona el Senado la ley que reforma Bienes Personales

Diputados: el oficialismo se impuso ante JxC y aprobó con cambios el proyecto que reforma Bienes Personales

El oficialismo aprobó el proyecto que reforma Bienes Personales

La oposición ante el desafío de ratificar la construcción de una nueva mayoría en Diputados

La oposición ante el desafío de ratificar la construcción de una nueva mayoría en Diputados