La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, explicó hoy que la decisión de cerrar tres casinos en la provincia obedece a la intención de “ir restringiendo gradualmente la oferta de juego legal”, y destacó que su gestión está “al lado del que sufre la adicción del juego y no de los que la promueven”. 

La mandataria anunció, en una conferencia de prensa que brindaba en la sede de la Gobernación, la decisión de lanzar una licitación pública para el control de 3.900 maquinas de juego en siete casinos del distrito y aseguró que lo realizado hasta el momento en materia de combate al juego ilegal “es un camino que recién empieza”.

Vidal dio esta conferencia luego de que hoy se conociera la decisión del Ejecutivo bonaerense de llamar a una licitación pública para renovar la administración de 3860 máquinas tragamonedas que funcionan en siete de los doce casinos provinciales y de cerrar salas de juego en Valeria del Mar, Necochea, Mar de Ajó y Temperley. 

“Vamos a seguir combatiendo el juego ilegal en la provincia. Hacemos una licitación pública porque queremos que todo sea legal y transparente", dijo Vidal. 

De esta forma, el gobierno de Vidal autorizó  el llamado a licitación pública para la contratación de un servicio integral para los casinos Central de Mar del Plata, Anexo III de Mar del Plata (Hotel Hermitage), de Miramar, de Monte Hermoso, de Pinamar, de Tigre y de Tandil, por un período de 20 años contados a partir de la fecha de suscripción del contrato, con posibilidad de prórroga de un año adicional.