A una semana de dejar el cargo en manos de Axel Kicillof, y mientras su equipo trabaja contrareloj para encontrar $5.200 millones para pagar un bono del Banco Provincia que vence el viernes, la gobernadora María Eugenia Vidal realizó hoy un balance de su gestión al frente del distrito de Buenos Aires, en el que aseguró que dejará una provincia "más sólida" desde lo financiero.

El acto se transformó en una suerte de "rendición de cuentas" de sus cuatro años de gestión en territorio bonaerense y se desarrolló a partir de las 12 en Francisco Laprida 150, en el partido bonaerense de Vicente López, donde estuvo acompañada por todos sus ministros.

Vidal remarcó que la próxima gestión va a encontrar "una suma de recursos de coparticipación automática" que "no dependen de la voluntad del futuro Presidente".

"Cuando llegamos en 2015 había 179 millones de pesos. El equivalente actualizado por la inflación es de 700 millones de pesos. Nosotros vamos a dejar 25 mil millones de pesos", expresó.

Además, Vidal se refirió al déficit fiscal que dejará en la Provincia, al asegurar que, al llegar a la Gobernación, el distrito tenía un rojo que "ajustado por la inflación, hoy sería de 77 mil millones de pesos", y dejará uno de alrededor de 50 mil millones de pesos.

Vidal no habló sobre la situación del Banco Provincia, luego de que fracasara el intento de pagar un bono en una triangulación con el Banco Nación, a través de un préstamos que le permitiera enfrentar el pago de los $4.200 millones de capital y los $1.000 millones de intereses que, de no cumplirse, podría dejar a la provincia en default.

Sin embargo, afirmó: "Quiero poner sobre la mesa el tema de la deuda. La deuda registrada del gobierno anterior era de 9.300 millones de dólares".

Y agregó que "a medida que fueron pasando las semanas, fuimos encontrando facturas y otras partidas a pagar que nos revelaron que había una deuda no registrada, equivalente a 1.800 millones de dólares. En total, la deuda que encontramos en diciembre de 2015 fue de 11.200 millones de dólares. La deuda que vamos a dejar es de 11 mil millones de dólares".

En ese sentido, subrayó que esos 11 mil millones de dólares de deuda de su gestión "están en la calle: en cloacas, en rutas, en las 2.400 obras que empezamos y terminamos en 135 municipios".

La gobernadora sí hizo un fuerte hincapié en la cantidad de obras de infraestructura que llevó adelante.

"Hicimos obras en los 135 municipios con los 135 intendentes. Enviamos fondos a intendentes de todos los colores políticos para que hagan escuelas, salitas de atención primaria, rutas. E hicimos 300 obras contra inundaciones en 102 municipios", subrayó.