La ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, analiza presentarse como querellante en la causa por presunto espionaje ilegal llevado a cabo por la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) durante la gestión de Mauricio Macri.

Después de que el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, le notificara el jueves pasado la posibilidad de haber sido víctima a partir de los archivos que se identificaron en la etapa de investigación, fuentes del entorno de la ex mandataria confirmaron a Télam la "próxima citación" al juzgado federal. 

"Una vez que sea citada y vea qué hay en la causa es muy probable que se presente como querellante, igual que (el jefe de Gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta", indicaron a la agencial estatal, en tanto se prevé que sea el mismo abogado, Mariano Mendilaharzu, quien los patrocine.

La semana pasada, la vicepresidenta Cristina Fernández y el mandatario porteño ya habían hecho efectiva la solicitud de la querella, mientras que se estima que en los próximos días pasarán por el mismo escenario el ex intendente de La Plata Pablo Bruera y el titular del PJ, Luis Lugones.

"Mientras escuchaba las grabaciones que hablaban de los seguimientos sobre mi persona, el Instituto Patria, y también sobre Unidad Ciudadana, aquella fuerza política que fue la verdadera punta de lanza contra todo esto, no podía dejar de pensar en mi hijo y en mi hija, en Máximo y en Florencia, que están acusados de formar parte de una asociación ilícita", enfatizó la ex mandataria, en un video publicado en redes sociales tras su paso por el despacho de Villena.

El ex presidente Mauricio Macri, se encuentra imputado, por el fiscal Jorge Di Lello, en una de las tres investigaciones que se labraron por el espionaje ilegal de la AFI durante su gobierno. La decisión se dio tras las pruebas aportadas por la actual interventora de la agencia de inteligencia Cristina Caamaño, en donde se dejó constacia de la existencia de documentación y un disco rígido que permitió "hallar las pinchaduras".