La precandidata a diputada nacional por la Ciudad Autonóma de Buenos Aires (CABA), María Eugenia Vidal, aseguró que Argentina "está en uno de los momentos más difíciles de su historia, incluyendo la crisis del 2001". En este sentido, la exgobernadora bonaerense se refirió a los indicadores "tan difíciles y duros" que posee el país a causa de la pandemia, y que "son más graves que el promedio de la región". 

"Entendemos que hubo fallas graves en la planificación y toma de decisiones que no se basaron en evidencia científica. En principio, se subestimó la pandemia. Después tuvimos una cuarentena excesivamente larga, con serias restricciones a las libertades", criticó la referente de Juntos por el Cambio durante su conferencia en el Consejo de las Américas

En este sentido, habló de "cambios en las reglas de juego" y se refirió tanto al "cepo a las exportación de carne", como la "gestión de compra de vacunas". Por esta razón, marcó distancia respecto a la gestión de Nación y ensalzó las medidas del jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta: "Son dos modelos diferentes", destacó. 

"Siento que Argentina está en uno de los momentos más difíciles de su historia, incluyendo la crisis del 2001. Ahora se añaden dos dimensiones que son la sanitaria y la emocional. El país hoy tiene indicadores tan difíciles y duros que son más graves que el promedio de la región", se lamentó Vidal. 

Por esta razón, la precandidata planteó la necesidad "acordar cuales son las prioridades". Más precisamente apuntó a los "temas difíciles" de tratar. Sin embargo, poco después subrayó que "hay límites a los acuerdos". En primer lugar, nombró a "la república y a la división de poderes", en referencia la reforma judicial que pretende el oficialismo. 

En este sentido, marcó que "el segundo limite" es la iniciativa privada: "El plan de estabilización económica tiene que establecer un sendero fiscal. La inflación y la deuda son hijos del déficit. Ese sendero fiscal tiene que estar acompañado por una reforma tributaria", y agregó: "Tenemos que volver al camino en que los impuestos bajen gradualmente." 

Qué es el Consejo de las Américas

El Consejo de las Américas es un foro conocido por los políticos y el establishment argentino que llegan hasta allí para exponer las líneas de gestión en busca de convencer a inversores de la factibilidad de los programas económicos y pedir respaldo.  

El Council of Américas fue fundado en la década del 60 por David Rockefeller y otros empresarios con la declaración de que sería el espacio de defensa del libre mercado y la empresa privada como motores de desarrollo y está integrado por compañías internacionales de peso. Muchas de ellas, grandes inversoras en América Latina.

En su extensa trayectoria ha sido factor de influencia y espacio para que los empresarios midan la temperatura política y económica de los gobiernos de la región, no sólo en su sede en Nueva York sino también en las Conferencias que realizan en las capitales lationamericanas.

Susan Segal, la CEO del Americas Society and Council of Américas (AS/COA) es una interlocutora habitual del poder político. En ese contexto, el presidente Alberto Fernández disertó el año pasado en momentos en que se estaba discutiendo la negociación de la deuda con el Fondo Monetario. Este año, el presidente no participó.