Ante el incremento en los números de contagios y fallecidos por coronavirus (Covid-19) en el país, el Gobierno nacional está "preocupado", mientras que en el Ejecutivo porteño consideran que "no hay razones para dar marcha atrás" y el Gobierno bonaerense afirma que "casi con seguridad vamos a tener que ir a otra etapa de endurecimiento".

Fuentes de Nación, Provincia y Ciudad coincidieron en que "la posibilidad está" de volver a una cuarentena estricta, dependiendo de "si continúan aumentando los casos" y "la ocupación de camas de terapia".

Las mismas fuentes anticiparon a la agencia NA que "en los próximos días habrá una reunión entre los funcionarios de Nación, Provincia y Ciudad para analizar la situación epidemiológica", y precisaron: "No sé qué características tendrá el encuentro, igualmente los funcionarios hablan todos los días entre si".

En ese marco, fuentes del gobierno bonaerense afirmaron a Noticias Argentinas que para tomar una decisión sobre la vuelta a una cuarentena estricta "hay que esperar hasta el 2 de agosto". "Si continúan aumentando los casos y los contagiados puede ser que se tenga que volver a una etapa de endurecimiento. Axel Kicillof ya dijo que es una cuarentena intermitente", resaltaron.

En Provincia de Buenos Aires ya advirtieron que la cuarentena es "intermitente"

Desde el Gobierno porteño indicaron a NA que "la evaluación se hace día a día respecto a la cantidad de casos", y aclararon: "La posibilidad de volver atrás siempre se dijo que está. Pero aún hoy es apresurado decir algo sobre eso".

Por su parte, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, afirmó este jueves que "son momentos muy complicados", y pidió mayor "responsabilidad individual".

"Estoy preocupado. Yo venía viendo algunos síntomas que no me gustaban, algunos números. Pero creí que iban a empezar a bajar como consecuencia de la cuarentena anterior. Lo que sucede es que evidentemente no tuvo el efecto que habían tenido las cuarentenas anteriores", resaltó González García en declaraciones radiales.

En tanto, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, advirtió que "casi con seguridad vamos a tener que ir a otra etapa de endurecimiento (de la cuarentena) si siguen aumentando los casos".

"En el AMBA tenemos una ocupación del 60 o 61 por ciento, pero varía todos los días. No vamos a esperar a tener un 90 por ciento de camas ocupadas. Con una cifra bastante anterior vamos a decir que hay que cortar la circulación. Sin la vuelta a fase 1 hubiese habido mucho más casos", resaltó en declaraciones periodísticas.

En declaraciones radiales, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, aseguró que "por ahora" en la Ciudad está en una "situación de estabilidad" respecto de la pandemia, por lo que "no hay ninguna razón para dar marcha atrás con las aperturas que están previstas para esta semana y la semana que viene".

En Ciudad de Buenos Aires es "apresurado" hablar de nuevas restricciones

En sintonía, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, indicó que están "tratando de entender el fenómeno de como está evolucionado la curva" de contagios, y destacó que "el virus crece a una tasa relativamente pequeña, pero crece".

"Estamos viendo los datos de la Ciudad y tratando de entenderlos, al día de hoy hay arrastre de sábado y domingo. La carga estuvo demorada estos días porque hubo problemas con el sistema de carga. Hay dos días enteros de casos que se están cargando al sistema", explicó Quirós respecto de la suba en la cantidad de contagios diarios durante una entrevista televisiva.

Por último, advirtió que "si no somos capaces de cuidarnos, va a ser muy difícil", y concluyó: "No pueden haber encuentros sociales, el espacio del contagio es un espacio social. La gente se está dando permisos que no debería darse porque es el momento de mayor actividad de la enfermedad en la Ciudad".