El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, denunció este martes que sufrió en carne propia la persecución de los servicios de inteligencia a dirigentes políticos durante el macrismo y afirmó que el Consenso Fiscal firmado el lunes "no es para subir impuestos".

Entrevistado por Chiche Gelblung en los estudios de Crónica HD, De Pedro habló sobre su tartamudez y dijo que comenzó a exponerse más porque sentía que se estaba convirtiendo en un "monje negro".

También explicó qué quiso decir cuando afirmó que ni Máximo Kirchner ni él serán candidatos en 2023 y consideró que en este momento la prioridad es la recuperación económica.

—Gracias por venir, Wado. Recién estábamos mostrando las imágenes de Marcelo Villegas, un hecho realmente vergonzoso. Lo que no sé si es una práctica habitual o esto es una excepción.
—Hola Chiche. Nosotros venimos insistiendo hace muchos años en que el Estado argentino fue parte de una articulación de persecución política y judicial a empresarios, a dirigentes sindicales, a opositores. Yo fui legislador opositor al gobierno de Cambiemos y he tenido amenazas, han tenido amenazas diputadas del bloque de aquel entonces, Unidad Ciudadana, a la hora de votar leyes.

—¿Vos las has sufrido también?
—Yo sí, yo sí.

—¿Amenazas?
—Amenazas, situaciones con mi hijo. Me armaron causas, situaciones con mi hijo, situaciones de agentes de la AFI yendo a intimidar a familiares. Lo venimos diciendo, Chiche, desde hace mucho tiempo. Ahora por suerte sale un video que muestra una especie de mesa judicial de segunda línea donde se muestra como pensaban, orquestaban, como articulaban con actores del Poder Judicial.

—Wado, vos sos un político que tiene larga trayectoria y conocés bien. ¿Todos los gobiernos no tienen mesas judiciales?
—Nunca se vio en Argentina una articulación de todos esto los servicios…

—Pero digo, cada uno tiene su mesita
—Desconozco, yo lo que digo es que nunca se vio en Argentina una articulación de servicios de inteligencia, organismos nacionales, comandados por el Poder Ejecutivo para perseguir empresarios, futbolistas, sindicalistas. Hemos recibido muchos comentarios de empresarios que tenían sus empresas y que fueron presionados para cederlas a algún sector vinculado a Mauricio Macri. Acordémonos que Mauricio Macri es un empresario que viene en Argentina con metodologías muy cuestionadas. No solo perseguía a empresarios y opositores, también a sus propios familiares y no solo a los familiares sino también a miembros de su propia fuerza política. Con lo cual, yo siempre dije, estamos ante un personaje que es peligroso para la política argentina, es peligroso para la sociedad, tiene prácticas que poco tienen que ver con el crecimiento de la sociedad, el crecimiento de todas las fuerzas políticas respecto de tener una convivencia política un poco más…

—Pero Wado, vos lo presentas como un delincuente
—No, todo el mundo conoce quién es Macri…

—Pero más allá de todo fue el presidente de la Nación…
—Yo respeto a los ex presidentes…

—Puedo entender la maniobra, pero digo, así como yo no creo todo lo que dicen de Cristina yo tampoco puedo creer todo lo que dicen de Macri
—Todo el mundo lo conoce bien. Mauricio es Macri. Todos lo conocen bien, desde la obra pública, desde el fútbol, los vínculos con su familia. Simplemente tenés que leer el libro del hermano. Yo no estoy diciendo algo porque investigue, estoy escuchando los familiares, estoy escuchando y estoy viendo cómo tenían esta metodología. Lo hacían con Cristina, con opositores, con sindicalistas y también con miembros de su propia fuerza política. Para mi es algo que tenemos que desterrar de la Argentina. El Presidente de la Nación tuvo muchos discursos muy claros en ponerle fin a todas estas mafias, a todas estas metodologías que tienen que ver con usar servicios de inteligencia, poder judicial, empresarios y por supuesto medios.

—Todo lo que ayude a clarificar la política es bienvenido, por supuesto. Vamos un poco más a la actualidad. Toda la campaña, todos los políticos, todos dijeron vamos a bajar impuestos, para crecer hay que bajar impuestos ¿Cuál es la primera medida que se toma? Subir impuestos
—¿Cuándo?

—Ahora
—La única jurisdicción que subió impuestos de manera considerable, más de un 50%, fue la Ciudad de Buenos Aires. El Consenso Fiscal, votado, firmado perdón, por 23 gobernadores y gobernadoras le pone tope, le pone un tope a la suba de impuestos, y el tope es el actual monto, con lo cual con la firma del Consenso Fiscal no se pueden subir los impuestos que están el día de hoy, el único que puede subir los impuestos es la Ciudad de Buenos Aires por no haber firmado. Y tampoco se ponen impuestos nuevos, se dice, analicemos, como en algunos países del mundo funciona un impuesto progresivo que es el impuesto a la transferencia gratuita de bienes, el impuesto a la herencia. Dice, analicémoslo, discutámoslo, en la Comisión Federal de Impuestos discutirlo. No se implementa, no se hace, no hay ningún impuesto nuevo ni se sube ningún impuesto.

—Mirá que lo estamos grabando. Porque digo, el Consenso Fiscal autoriza a subir impuestos, uno de los puntos dice eso. No discuto que la Ciudad de Buenos Aires no haya subido, hay un impuesto que ha subido casi un 60%. La sensación que yo tengo es que se van a subir impuestos
—Tu sensación, que es muy válida, tiene que ver con que la jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires hizo una campaña muy fuerte diciendo que el Consenso Fiscal era para aumentar los impuestos cuando no es así.

—Vamos a seguir atentamente, quadate tranquilo. ¿Qué cambió en vos para que te largues a hablar? Fuiste un tipo siempre en las sombras, no sé si por tu tartamudez, eras siempre como una especie de monje negro
—Bueno, eso pasó. Me parece que yo tengo una personalidad, soy una persona común, normal, militante que vive en Mercedes, que vive un poco en Buenos Aires, que hace política que y el nivel de exposición que requiere un Ministerio al no tener un poco de exposición pública, como muy bien lo pensaste vos, me estaba convirtiendo en algo que no soy, que es un monje negro. Yo hago política de manera colectiva, participo, he trabajado y militado en partidos políticos, participo de las asambleas, discuto colectivamente, participo de una agrupación política, discuto, doy mis opiniones, no soy un monje negro.

—Pero había algo que te trababa al llegar a la gente…
—Si, la verdad que la dificultad en el habla no me hace cómodo esta entrevista, por ejemplo.

—Pero lo estás haciendo muy bien, estás relajado
—No quiere decir que esté cómodo.

—¿No estás relajado?
—No, para utilizar el mecanismo del habla se usan 128 músculos del habla, vos y montón de personas más lo hacen de manera fluida y natural, a mí me requiere, además de pensar las respuestas y pensar la situación, me requiere también un poco de atención en las formas. Eso es lo que no me hace muy fácil tener nota.

—128 músculos, tenés todo estudiado.
—Si, estudié todo.

—Lo impresionante es que estás hablando mucho mejor que antes, es producto de que estás relajado.
Estoy más relajado. A partir de la pandemia, la utilización de los zoom, el contacto virtual mediante cámaras y videos me forzó a encarar un desafío que era empezar a verme, a escucharme, a filmarme, y eso es lo que quizás me relajó un poco.

—Viste la película del rey (por El Discurso del Rey), me imagino, ¿no?
—Sí.

—Debe haber sido muy inspiradora para vos también
—Grafica mucho eso, la dificultad y el sufrimiento a la hora de exponernos. Yo, en una charla solos, quizás hablo…

—¿Por qué te excluiste de la carrera presidencial? ¿Por qué hiciste la exclusión “ni Máximo ni yo”? Creo que era Máximo… fue raro.
—Fue una pregunta que venía con un delay el retorno importante. Lo que yo les venía diciendo es que, primero, acabamos de terminar una elección, estamos a fin de año, tenemos un montón de problemas que resolver, 40% de pobres, tenemos la tercera ola, estamos trabajando fuertemente en la recuperación de la economía, del empleo, los últimos números del empleo son muy buenos. Digo, no es momento de hablar de candidaturas. No es momento de pensar en el 2023. Para mí, la gente está cansada. Nosotros también estamos cansados. En esa pregunta, me preguntaban con delay y medio quedó una…

—Yo no te lo pregunto con delay. El primero que habló de 2023 fue el Presidente de la Nación, cuando en el discurso ese del Día de la Militancia dijo “vamos a hacer PASO para el 2023”, con lo cual abrió el juego y la carrera y después en una entrevista con Jorge Fontevecchia dijo "yo quiero ser probablemente candidato para la reelección". Para mí no está bien que hagan eso, que empiecen a hablar de 2023 ahora, pero todos están hablando de 2023, es la sensación que tengo.
—Bueno, la sensación que tengo yo es que cuando camino, cuando ando, cuando voy a las provincias la gente está preocupada por la inflación. Hay muchos empresarios muy conformes con, por ejemplo, los sectores del turismo, que están vendiendo y tenemos un sector de ocupación 100 por cien. Estamos bien en todas las localidades, en todas las provincias que tiene destinos turísticos, están conformes contentos, fue y es una política pública que funcionó muy bien, generó blanqueo de un montón de proveedores turísticos, generó incentivos, incentivos de que se viaje en Argentina, de que podamos conocer nuestro país. Uno recibe cuando viaja, esas cosas. Preocupaciones, también muchos sectores de la metalmecánica, textiles, estamos en números muy altos en aumento de producción, aumento del empleo y por supuesto falta mucho. Falta recuperar a los excluidos, falta fortalecer el poder adquisitivo, estamos haciendo políticas fuertes contra la inflación.

—Falta mucho, siempre falta. Wado gracias por venir, la verdad estuviste muy suelto. De los 128 músculos te funcionaron 124.
—Ah bueno, viste.