Ya no hay margen para suponer un exabrupto involuntario producto de la coyuntura nacional. El ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni insistió con su "deseo" de que el gobierno de Mauricio Macri "se vaya antes" del poder, al considerar que su gestión está "llevando a una catástrofe social" como la del 2001. De este modo, el jurista le dio contenido y sustento ideológico a su iniciativa frente a las acusaciones de golplismo. El jurista condicionó su expectativa de quiebre institucional a que la administración Cambiemos "saque el pie del acelerador".

“Si se van antes vamos a tener menos deuda, vamos a poder resolver el problema, es un deseo”

Zaffaroni aseguró que no impulsa un golpe de Estado, barajó la alternativa del juicio político y aseguró que quiere evitar la violencia, pero se mostró convencido de que el pais está en camino a una crisis social similar a la que en diciembre de 2001 puso fin al gobierno de la Alianza.

"Si se van antes vamos a tener menos deuda, vamos a poder resolver el problema. Es un deseo, puede ser que se vayan en 2019, total hay un año de diferencia, pero esto nos está llevando a una catástrofe social", evaluó en declaraciones al canal C5N.

El actual juez de la Corte Interamericana de Justicia insistió en que "esto no termina bien" y pidió "evitar un desastre", porque a su entender el proceso político liderado por Cambiemos camina hacia un escenario de "violencia y muertos".

"No quiero un 2001. Evitemos un desastre, porque esto es violencia y muertos. Hay que evitar esto. ¿Que se vayan antes? Sí, que se vayan en 2019, si llegan, o que se vayan con un procedimiento constitucional de juicio político... no sé. O que saquen el pie del acelerador o de lo contrario vamos a tener un serio problema", advirtió.

“Esto no termina bien, nunca termina bien. No terminó bien en 1982, no terminó bien en 2001”

"Esto no termina bien, nunca termina bien. No terminó bien en 1982, no terminó bien en 2001", insistió.

En este sentido, Zaffaroni reclamó "dejar de lado mezquindades y ambiciones personales" para hacer frente a lo que calificó como "una grave emergencia o la inminencia de una grave emergencia".

"Estimo que frente a una situación tan grave lo que tendríamos que hacer todos es decir vamos a ver dónde salimos de este pozo", enfatizó.

Por otra parte, cuestionó el endurecimiento de la política de seguridad encabezada por la ministra Patricia Bullrich: "Cuidado con lo de la víctima, porque el control social ahora es profundizar los conflictos. Crear victimizados, criminalizados y policizados para incentivar las contradicciones entre los excluidos, para que se maten entre ellos. Esa es la perversa técnica de este momento".

El ex juez del máximo tribunal del país había sido duramente cuestionado por el oficialismo cuando semanas atrás dijo que le gustaría que el gobierno de Cambiemos "se vaya lo antes posible" para minimizar "los daños" al país.

Desde el oficialismo se inició una campaña para desplazar al ex juez de la Corte de su cargo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ayer se multiplicaron las condenas a las palabras del ex juez de la Corte, que incluyen un proyecto de resolución en el Congreso para solicitar al organismo continental que lo desplace por el tenor de sus palabras.