Las Pymes recibieron facturas de electricidad correspondientes al período de cuarentena obligatoria en las que les cobran "consumos estimados", a pesar de que "tuvieron que paralizar la producción" por la pandemia de coronavirus y están con las luces "totalmente apagadas", según denunció la Confederación General Empresaria (Cgera).

Por esto, pidieron al Estado que "cumpla el rol de controlador" ante las prestadoras de energía, que de acuerdo a Cgera están cobrando "$100.000 de básico de consumo".

Estas "facturas inexactas y abusivas" surgen a partir de que "no mandan gente a controlar los medidores", por lo que "están utilizando las facturas y los valores en los sectores productivos, industriales y también domiciliarios de los meses en los que había actividad sin tomar en cuenta que desde marzo, el 70% de comercios y fábricas no ha tenido actividad ni consumo”, alertó el dirigente de Cgera y presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (Cepba), Guillermo Siro.

A raíz de esto, la entidad que nuclea a los empresarios hará "una presentación ante los organismos regulatorios" para que las facturas que estén en las mencionadas condiciones "no sean cobradas o que se suspenda el cobro hasta que puedan controlarlo o que cobren el consumo real”, indicó Siro.

“Una vez más las posiciones dominantes dentro de nuestra cadena de valor están asfixiando a comercios e industrias bonaerenses ya que las empresas de servicios eléctricos están aplicando criterios netamente recaudatorios e inexactos”, cuestionó el dirigente en un comunicado.

A pesar de que las fábricas están paradas y no gastan energía, están "pagando fortunas de mínimos de consumo”, advirtió por su parte el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica (Cadioa) y dirigente de Cgera, Norberto Fermani.

"Hace ya casi 50 días que estamos en cuarentena con las empresas paradas y los mínimos que te cobran de la luz son terribles”, cuestionó, y propuso: “Deberían hacer algo y cobrar sólo el consumo real porque es inverosímil tener que pagar $100.000 de básico de consumo con las luces totalmente apagadas”.

En tanto, el secretario general de Cgera, Raúl Zylbersztein, criticó que “las empresas de servicios, en especial las de energía eléctrica, pareciera que viven en otro planeta”, y sostuvo que “tomar consumos estimados en base al histórico cuando el consumo es cero es simplemente vergonzoso”.

“Parece que las empresas energéticas, como las financieras, siguen siendo parasitarias de la gente que trabaja, y no importa cómo le vaya al país, ellas siempre ganan y consiguen prebendas”, planteó Zylbersztein, y pidió que “esta vez, el Estado cumpla el rol de controlador y distribuya la presión de la cuarentena de manera equitativa”.