Este año se perfila como el definitivo para el uso de Inteligencia Artificial en las pymes en diferentes verticales. Lo que antes parecía casi de ciencia ficción, gracias a avances tecnológicos se pueden aplicar con una baja barrera de entrada: asistentes de voz inteligentes, chatbots y soluciones que utilizan algoritmos predictivos para mejorar la toma de decisiones.

“Cuando preguntabas hace 3 años cuántas pymes utilizaban inteligencia artificial, sólo un 10% lo hacía. En 2019, cuando hicimos el mismo relevamiento, encontramos que más de un 40% de las Pymes afirman haber utilizado algo relativo a IA en algún tipo de proceso”, explica Felipe Girado, Director ERP en Axxon Consulting.

Este cambio de paradigma viene apalancado con una creencia: para utilizar IA se necesita hacer desarrollos con un equipo de gente muy especializado, como los data scientists, con recursos y saberes muy específicos. Hoy el escenario es distinto: para implementar alguna de esas tecnologías, grandes vendors de la industria proveen paquetes específicos dentro de un escenario particular ya resuelto. El ready-to-use en la industria, a un costo muy bajo. “Los ‘escenarios armados’ de IA, dentro de los paquetes implementados, hacen mucho más rápido el time-to-market. En ventas, por ejemplo, se utiliza IA para mejorar la precisión de los pronósticos.

Si se evalúan las probabilidades que existen de cumplir con la cuota del cuatrimestre, la respuesta puede ser un 75%. Pero lo que además acompaña esa respuesta, es un conjunto de recomendaciones para tomar decisiones, que sugieren caminos para que esa cuota se pueda convertir en un 90% si se establecen ciertas acciones.” explica Girado.

Los procedimientos de venta tienden a mejorar sensiblemente con la IA

Esto sucede porque los motores de la IA, cuando hacen una recomendación identifican cuáles son los drivers que ayudan a mejorar el proceso. El mismo proceso predictivo va acompañado de una recomendación de acción o decisión. Esto en conjunto, mejora de manera significativa la experiencia de usuario: da más herramientas a los colaboradores y suma certidumbre a un escenario que es, por definición, casi caótico.

“Otro caso interesante es el de reconocimiento de texto. Nuestros clientes ya están trabajando con soluciones que permiten la lectura de correos electrónicos que automatizan los procesos. Por ejemplo, el área de Compras recibe un email de un cliente que pide determinados productos, y la herramienta realiza reconocimiento de texto para identificar que ese pedido comprende 10 unidades de un tipo y 20 de otro. Así, crea de forma precisa y rápida un pedido de forma automática.” detalla el director ERP de Axxon Consulting.

Ya sea a través de chatbots, asistentes de voz tipo Alexa o Siri o herramientas para reconocimiento de texto, todo indica que 2020 será el año donde la inteligencia artificial pise con fuerza y no sea privativa de grandes empresas y multinacionales. En un contexto donde las pymes refuerzan su posición como motor y actor fuerte de la economía, este tipo de soluciones estarán a la orden del día para que logren más dinamismo y mejores resultados.