La producción de las Pymes industriales registró en enero la menor caída de los últimos 20 meses, al retroceder 0,3% respecto a igual lapso de 2019, informó hoy la Confederación Argentina de la Mediana Empresa ( CAME).

De un total de 11 rubros productivos relevados, cuatro crecieron en enero en la comparación anual, seis cayeron y solo uno se mantuvo sin cambios.

El informe de CAME subrayó que si bien en el primer mes del corriente año “el 43,9% de las empresas consultadas creció, todavía no mejora el clima de consumo en el mercado”.

En tren de precisiones, la entidad empresaria señaló que las empresas con menos de 50 empleados tuvieron una caída anual de 2,4% en su producción (comparando enero 2020 vs. enero 2019), mientras que las firmas con 50 empleados o más registraron un aumento de 1,9% anual, en línea con lo sucedido en diciembre pasado.

Los datos surgen de los resultados de la última Encuesta Mensual Industrial de CAME, elaborada en base a información suministrada por 300 industrias Pymes de todo el país.

Los cuatro sectores con crecimiento anual en el primer mes de 2020 fueron Alimentos y bebidas, con un alza de 0,2%; Calzado y marroquinería, con una mejora de 1,9%; Productos químicos, con una suba de 11,9%, y Productos textiles e indumentaria, con un incremento de 2,3%.

Por el contrario, en la senda negativa se ubicaron Minerales no metálicos, con un descenso de 8,9%; Material de transporte, con una merma de 6,7%; Productos electro-mecánicos, informática y manufacturas varias, con un retroceso de -2%; Papel, cartón, edición e impresión, con una baja de 0,1%; y Maderas y muebles, con un rojo de 4% respecto a enero de 2019.

El informe de CAME señaló también que en enero volvió a subir el porcentaje de empresas con rentabilidad positiva, a 44,1%, y bajó a 19% la proporción de industrias con rentabilidad negativa (de 21,8% en diciembre).

La entidad advirtió que “un factor que incide en la rentabilidad es el deterioro en la cadena de pagos”, y citó como ejemplo de esto que en enero, el plazo promedio al que las industrias recibieron cheques fue de 42 días, “muy largo frente a las necesidades de liquidez de las empresas y las tasas de descuento por cambiarlos”.

Por último, precisó que el uso de la capacidad instalada subió 1 punto, de 62,7% en diciembre a 63,7% en enero.