La Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop), que agrupa a 12.500 trabajadores autogestionados de 16 provincias, remarcó que deben fortalecerse las políticas de inclusión enfocadas en el apoyo al sector como uno de los pilares para superar la parálisis económica que se agravó con la expansión del coronavirus. De hecho, según cifras del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), el cooperativismo genera 115.728 puestos laborales en todo el país, de los cuales un número significativo se ve muy afectado por la crisis.

En ese sentido, desde Conarcoop resaltaron que el Inaes haya incluido a la actividad dentro del paquete de beneficios anunciados por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su par de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para amortiguar la crisis con una inyección de $700.000 millones en la economía nacional. Para fortalecer ese camino, desde Conarcoop enumeraron algunas acciones necesarias para las cooperativas de todo el país que, al igual que en el ámbito empresarial, se ven afectadas en las diferentes actividades que desarrollan.

Entre las medidas, se destaca una postergación de obligaciones tributarias y la suspensión del pago de tarifas por 180 días. También pidieron abrir el período de excepción para cooperativas más allá de los 24 meses del Programa de Trabajo Autogestionado dependiente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación (Línea 1), dadas las situaciones extremas en donde muchas empresas autogestionadas ya ni cuentan con servicios básicos, por lo que no pueden producir ni generar retiros para sus asociados.

También pidieron generar nuevas líneas de asistencia del programa más allá de las cinco existentes, tendientes a fomentar desarrollos productivos locales.