En tiempos de crisis para buena parte de la actividad comercial, el canal digital brindó a muchas empresas el salvavidas necesario para nadar contracorriente. Especialmente en el caso de las pymes, esa renovación de la mano de la tecnología les permitió en muchos casos mantenerse a flote. El segmento sumó clientes y hasta se lanzaron nuevos emprendimientos en plena pandemia. 

En un estudio presentado por Mercado Libre y Trendsity, más del 90% de los encuestados afirma que el comercio electrónico le permitió llegar a una mayor cantidad de clientes y que esta modalidad también contribuyó a sostener a sus colaboradores durante la pandemia.  El relevamiento incluyó una encuesta online a 2.100 emprendimientos en todo el país. 

"La situación actual aceleró tendencias forzando a una transformación digital que protagonizaron muchas PyMEs, por la necesidad de sostener su actividad y también por la responsabilidad frente a sus colaboradores. Comprobamos en la investigación que al lograrlo pudieron obtener un crecimiento de ventas, especialmente de categorías vinculadas a los nuevos estilos de vida que impuso la cuarentena. También se verifica que las plataformas brindaron la posibilidad de volcarse a una nueva actividad como emprendedores: 1 de cada 8 nuevas PyMEs que se suma al comercio electrónico corresponde a un nuevo emprendimiento iniciado durante la cuarentena", afirma Mariela Mociulsky, CEO de Trendsity. 

El comercio electrónico fue clave para seguir operando. Los encuestados revelaran que 7 de cada 10 ventas se completa de manera online, con 5 de esas operaciones que se realizan a través de Mercado Libre. En 9 cada 10 PyMEs la operación electrónica permitió sostener la nómina de sus colaboradores en este contexto e incluso un 42% de los  encuestados necesitó contratar algún nuevo recurso para trabajar en el renovado paradigma digital. La mayor parte de esos nuevos empleados fueron incorporados en tareas de logística (33%), pero también hubo para asistencia tecnológica, de venta online y en seguimiento de consultas. 

Impulso

Estos meses de cuarentena marcan también un punto de inflexión en los pagos digitales, que ya representan la mitad de las operaciones de las pymes relevadas. De hecho, 2 de cada 3 considera que la gestión de cobros por otras vías que no fuera el efectivo fue clave para poder seguir operando en este contexto. La tendencia parece haber llegado para quedarse:  más del 90% seguirá usando el comercio y los pagos electrónicos después de la pandemia, en la"vuelta a la normalidad".

Unas 4.100 PyMEs se sumaron a la venta online en Mercado Libre a partir del 20 de marzo. De estas nuevas empresas que se sumaron al ecosistema, 1 de cada 8 que venden por la plataforma, corresponde a un nuevo emprendimiento iniciado durante la cuarentena.  Las categorias vinculadas al tiempo en el hogar, por supuesto, son las que presentaron mayor aumento de ventas: tecnología (113%), salud y equipamiento (95%), consumo masivo y alimentos (91%), hogar, muebles y jardín (64%), entretenimiento y fitness (47%). 

De acuerdo con una encuesta realizada por SAP, en 2019 el 65% de los ejecutivos de pymes encuestados en Argentina afirmó que utiliza alguna herramienta de comercio electrónico. En la actualidad, en el país se ha intensificado su uso desde que inició del aislamiento social, preventivo y obligatorio: según indican desde la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), las ventas por internet aumentaron un 84% en abril, en comparación con un mes promedio del primer trimestre del 2020, así como un crecimiento del 38% en órdenes de compra y un 71% en unidades vendidas.

Asimismo, un estudio realizado por la consultora Kantar en abril de 2020 reveló que el 31% de los argentinos declaraba haber incrementado sus compras online, es decir, 12 puntos más que en la medición realizada a fines de marzo, apenas se instaló la cuarentena. En paralelo, el uso de tarjetas y medios de pago digitales experimentó un fuerte crecimiento y el 76% de sus usuarios actuales afirma que optará por este canal en el futuro.