Dormir más horas de lo habitual mientras se cumple la cuarentena fue recomendado por especialistas en medicina del sueño para fortalecer el sistema inmunológico y así tener menos chances de contraer coronavirus, aunque los expertos advirtieron también que el exceso de preocupaciones y angustias puede derivar en trastornos del sueño.

"Los fenómenos inmunitarios están estrechamente relacionados con la cantidad y calidad de horas de sueño, cuantas más horas se duerme, preferentemente a la noche, se genera una respuesta inmune más adecuada", dijo a Télam Daniel Pérez Chada, director de la Clínica del Sueño del Hospital Austral.

El especialista puso especial énfasis en respetar el descanso de los adultos mayores y en cómo lograr que la vigilia y el sueño funcionen en forma adecuada durante el período de aislamiento social preventivo y obligatorio.

"Los adultos mayores necesitan exponerse dos o tres horas por la mañana a la luz del sol y a la penumbra en la noche para poder regular su sueño", explicó Pérez Chada y añadió que "cuando tenemos privación de sueño, nuestra regulación de producción de melatonina se altera".

El médico aconsejó a los jóvenes que "en lugar de quedase a la noche jugando con la PlayStation o el celular, aprovechen esta oportunidad maravillosa que tienen para poder dormir y lograr una resistencia inmune a la enfermedad".

Con respecto a la rutina de sueño en niños y adolescentes, aseguró que "es más difícil y delicado y se vincula con las conductas y la educación que hayan recibido, pero tienen que tratar de mantener las mismos horas de sueño que tenían en el período escolar, con la flexibilidad del caso. Mantener las 8 horas diarias, es decir si se acuestan a las 0 levantarse a las 8, para tener una misma rutina".

Pero el aislamiento también genera otras complicaciones, como estrés y situaciones de angustia, especialmente en los casos de cuentapropistas cuyos ingresos mermaron por no poder desarrollar su actividad. "La incertidumbre, la información sin límites, el exceso de redes sociales y la poca actividad física, sumado a los cambios en los horarios puede aumentar los riesgos de tener insomnio, mayor irritablidad y aumento del peso corporal", explico la neuróloga Evelyn Benavides.

Ante ello, la experta aseguró que "es muy importante mantener horarios más o menos fijos, despertarse antes de las 9, levantarse, vestirse, no usar el dormitorio como centro de actividades, tener horarios ordenados de comida y evitar las bebidas alcohólicas como mecanismo para dormir".

El doctor Juan Facundo Nogueira, médico neumonólogo y especialista en medicina del sueño del Hospital de Clínicas, en un informe elaborado por SommierCenter, recomendó "continuar con una dieta equilibrada y el ejercicio regular indoor, ya que los cambios de horarios pueden afectar la calidad y continuidad del sueño".