La Legislatura porteña analiza eliminar la obligatoriedad a los socios de los gimnasios de la Ciudad de contar con un certificado médico anual para practicar actividad física y fijará como requisito la presentación de una declaración con los datos sanitarios, en una medida que, de ser aprobada, podría entrar en vigencia una vez que las restricciones por la pandemia se vayan flexibilizando.

Si bien el debate público estuvo centrado en la actividad de los runners en la ciudad de Buenos Aires debido a que los gimnasios permanecen cerrados, los legisladores decidieron avanzan en nuevos protocolos.

La modificación es parte de un listado de cambios al Código de Habilitaciones y Verificaciones que tratarán los diputados de la Ciudad en la sesión ordinaria del próximo jueves, que apuntan a "simplificar" la actual regulación con la cual deben cumplir las micro, pequeñas y medianas empresas ( Pymes) para funcionar.

La iniciativa fue presentada por el legislador del bloque oficialista Vamos Juntos, Gonzalo Straface, en diciembre pasado, sin contemplar la pandemia por el coronavirus que determinó una serie de medidas restrictivas que recayeron, justamente, sobre el sector económico porteño integrado, en su mayoría, por Pymes

En ese marco, se impulsaron 28 modificaciones al Código que fueron trabajadas por la Comisión de Desarrollo Económico de la Legislatura, ya en un contexto de cuarentena, entre las que se encuentra el cambio a los alcances de la normativa -que data de 1998-, que estipula el funcionamiento de los gimnasios en la Ciudad.

Aquella disposición, aún vigente, determina que "todas las personas que realicen actividades físicas en el gimnasio, deben poseer un certificado de aptitud física que debe contener los resultados de estudios electrocardiográficos expedido por el especialista actualizado anualmente", indicó la agencia Télam.

La nueva redacción, en cambio, indica que los potenciales socios quieran practicar "actividades físicas no competitivas" en las instalaciones, deberán presentar "una declaración de aptitud física cuyo contenido será fijado por el Ministerio de Salud", que, a su vez, deberá elaborar "formularios diferenciados para menores y mayores de edad".