El café no alcanza, los bostezos no alivian, las vacaciones quedan cortas. Buenos Aires es una de las ciudades con empleados más cansados. Así lo asegura un informe publicado por el diario colombiano el tiempo. La capital porteña se posiciona en el top ten, de una lista encabezada por Tokio.

La publicación cita un estudio realizado por Savvy Sleeper para determinar las ciudades del mundo con los niveles más altos y más bajos de agotamiento en el lugar de trabajo. Tuvo en cuenta 69 ciudades de 53 países y se basó en fuentes acreditadas como la Organización Internacional del Trabajo, el Índice Global de Compromiso de los Empleados, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud y en revisiones de empleados en Glassdoor.

La investigación cuenta con diferentes categorías, incluidas los trabajadores que duermen menos de siete horas por noche, la población que trabaja más de 48 horas a la semana, el tiempo que pasan los empleados en el tráfico, los trastornos de salud mental, la falta de motivación en el trabajo, presentismo y falta de productividad, falta de días de vacaciones, horas de trabajo anuales y población estresada.

Buenos Aires se gana el puesto diez con un puntaje de 5.12 sobre 10. Los empleados, según el estudio, tardan bastante tiempo en llegar a sus hogares por el tráfico. En esta categoría, la ciudad obtuvo un puntaje de 6.71 sobre 10. Además, los trabajadores cuentan con poco tiempo de vacaciones y esa es otra de las razones por la que ocupa esta posición. Sin embargo, su mejor calificación la obtuvo en motivación: 3.5 sobre 10.

Sin pilas

Tokio, Japón, obtuvo malos puntajes en motivación y productividad y presentismo (acudir y estar presente en el puesto de trabajo, pero dedicando parte de la jornada laboral a otras funciones). Además, según el estudio, la mayoría de los trabajadores de la ciudad duermen menos de siete horas cada noche. En dicha categoría, Tokio tiene la peor nota.

Tokio obtuvo malos puntajes en productividad y presentismo

En segundo lugar está Mumbai, India, donde los empleados trabajan 65 horas a la semana, el doble de horas que tienen las ciudades con el menor agotamiento. Le sigue Seúl, donde la mayoría duerme menos de siete horas cada noche y no cuentan con tantos días de vacaciones.

La lista se completa con Estambúl y Manila (gastan mucho tiempo en llegar al trabajo), Yakarta, Hanoi (trabajan 48 horas a la semana), Taipei (pocas vacaciones) y, antes de Buenos Aires, Los Ángeles, donde la mayoría de los empleados tienen problemas mentales o abuso de sustancias.