La distribuidora de servicio de gas natural, MetroGas, emitió una serie de recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono ante la llegada del invierno y en un momento en el que la pandemia obliga a los usuarios a permanecer más tiempo en los hogares.

Según explica la Doctora Silvia Cortese, médica toxicóloga de Swiss Medical, en Argentina se calcula que hay unas 200 muertes por año aproximadamente a causa de intoxicación por monóxido de carbono: “Es una de las intoxicaciones más difundidas en todo el mundo y una de las más subdiagnosticadas”.

En la Ciudad de Buenos Aires, más del 80% de las intoxicaciones son por artefactos de gas en el hogar y, especialmente, por calefones con mal funcionamiento.

Para prevenir estos casos, MetroGas recomienda:

  • Asegurarse de que el color de la llama que emite el artefacto a gas sea uniforme y de color azul. Si su tonalidad es anaranjada, indica que funciona en forma defectuosa
  • Hacer revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado en la zona de distribución
  • Ventilar de forma permanente los ambientes (a través de rejillas compensadoras reglamentarias)
  • Utilizar fuentes de calor de tiro balanceado. En estas la combustión se genera en una cámara estanca (cerrada), es decir, que toma el aire del exterior y libera los gases de combustión afuera, de manera tal que evita la disminución del oxígeno ambiental

 

Alejandro Di Lázzaro, gerente de Relaciones Institucionales de MetroGAS, remarca que “la revisión anual de los artefactos, efectuada por un gasista matriculado, puede prevenir el 100% de los casos”.

Desde la empresa distribuidora destacan que gran parte de las intoxicaciones con monóxido de carbono están relacionadas con el uso de artefactos inadecuados o el deficiente funcionamiento de equipos a gas, ubicados en ambientes no aptos, mal ventilados o con las rejillas, que liberan monóxido de carbono, tapadas.

Cómo actuar ante un caso de intoxicación

La doctora Cortese señala que ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono se debe retirar a la persona afectada del ambiente contaminado a un lugar donde pueda respirar aire limpio y fresco, y llamar a la ambulancia de inmediato. “Si es posible, abrir puertas y ventanas, así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono. Si el paciente está inconsciente hacerle masaje cardíaco y respiración boca a boca hasta que llegue el auxilio”, indica.
 

Si se trata a tiempo, señala Cortese, el pronóstico de recuperación es bueno pero de caso contrario, “esta enfermedad puede dejar secuelas neurológicas muy severas”, por lo que es clave que, posteriormente a la intoxicación, el paciente realice un control toxicológico en un centro de salud.