Cada vez son más las disciplinas que recurren al uso de algoritmos para automatizar la resolución de problemas y realizar tareas propias del área. Es por esto que Carolina Mondino, bioingeniera de 24 años, desarrolló un algoritmo que es capaz de ayudar a los médicos en la detección de tumores presentes en estudios de diagnósticos como las mamografías.

Este algoritmo podrá clasificar los quistes identificados y su severidad por medio de la inteligencia artificial. 

“El objetivo es poder sumar el algoritmo a un software para que los profesionales de la Salud puedan utilizarlo como una herramienta complementaria, que el médico cuente con una segunda opinión basada en la tecnología”, dijo Mondino, egresada del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

“Esta herramienta fue entrenada con miles de imágenes previamente clasificadas por los médicos, a tal punto que hoy la computadora puede diferenciar entre un tumor maligno o benigno”, agregó

Actualmente el proyecto se encuentra en fase de investigación, pero la intención es implementarlo a futuro y seguir perfeccionándolo.

“A largo plazo, se busca que esta herramienta pueda clasificar lesiones que no son perceptibles al ojo humano”, añadió.

La contribución a la detención temprana del cáncer de mama

En Argentina, durante el 2020 murieron 6.821 mujeres y personas gestantes por cáncer de mama. Entre el 10% y 30% de los pacientes son clasificados como casos con detección tardía. Cuando un caso recibe un diagnóstico a tiempo, las probabilidades de vida llegan hasta un 90% para los siguientes 5 años.

La investigación de Mondino se llevó a cabo en el marco de un proyecto final de grado que buscó generar metodologías que permitan desarrollar soluciones para la principal causa de muerte de las mujeres que contraen enfermedades oncológicas.

El proyecto se fundamentó en estudios que demostraron que a partir de redes neuronales convolucionales (CNN, por sus siglas en inglés) una computadora puede clasificar de forma automática a los tumores. Según estas investigaciones, el computador organiza las mamografías por el tipo y la severidad de la lesión, es decir, si son tumores benignos o malignos.}

Cómo funciona el algoritmo

Para que ocurra esta clasificación, primero se ingresa la mamografía en el programa para que este examine los tumores presentes, si los hay. Luego, el sistema devuelve la predicción del tipo y la severidad del tumor.

“El valor de exactitud obtenido en el proyecto fue del 70% para la severidad de la lesión”, señaló un comunicado.

En la clasificación de calcificaciones o masas “se obtuvieron resultados prometedores, ya que se alcanzó el 90% de exactitud, valor que es comparable con las investigaciones publicadas en la actualidad. Incluso, la exactitud obtenida es más alta que algunas de las investigaciones publicadas”, agregó.

El proyecto de Mondino contó con el bioingeniero Matías Nazareth Tajerian como tutor, quien además de ser graduado del ITBA se desempeña como desarrollador en el Hospital Italiano de Buenos Aires.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todas las mujeres mayores de 40 años se hagan una mamografía anual para poder diagnosticar el cáncer de mama de forma temprana.