“Una fecha especial para reconocer a las barrenderas y los barrenderos que recorren nuestra Ciudad a toda hora para mantenerla limpia”, expresó Clara Muzzio, ministra de Espacio Público e Higiene Urbana.

 

El servicio de higiene urbana está divido por zonas a cargo de las empresas: Cliba, Aesa, Urbasur, AMYM, Solbayres, Nittida y el Ente de Higiene Urbana. Entre las cuales se distribuyen los 119 equipos con 2.650 barrenderos y barrenderas.

 

El Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana organiza y coordina el plan de gestión para la limpieza de las 30.728.444 calles y las 30 mil alcantarillas en las 15 comunas porteñas.

 

 

 

En ese sentido, explican que la frecuencia del barrido de una cuadra depende de la transitabilidad, mientras que en las mañanas de lunes a sábado se realiza el barrido de todas las calles porteñas al menos una vez por día. En tanto, durante la tarde y en ocasiones especiales a la noche se realizan refuerzos en los sectores de alto tránsito peatonal como los sitios turísticos, centros de trasbordo, centros comerciales o gastronómicos.

 

Asimismo, durante el otoño y las grandes tormentas se refuerza el barrido manual y mecánico de las calles de la Ciudad de Buenos Aires, haciendo hincapié en la limpieza de los sumideros y los conductos para retirar las hojas y residuos que se hayan acumulado allí e impidan el escurrimiento del agua. De esta manera, y gracias a estos trabajos, se evita que se obstruya la red pluvial y que se provoquen inundaciones en la ciudad.

 

En tanto, para colaborar con la limpieza de la Ciudad los vecinos deben tener en cuenta algunas recomendaciones como realizar el barrido de la vereda del cordón hacia adentro y recolectar las hojas para que no sean desechadas en el cordón.

 

Además, al estacionar hay que respetar la distancia de 20 cm del cordón para que se pueda limpiar y un metro de los contenedores para que el camión recolector pueda vaciarlos.