Según un estudio internacional publicado en Alemania, los niveles altos de polen pueden aumentar el riesgo de contraer Coronavirus: “Descubrimos que el polen, a veces en sinergia con la humedad y la temperatura, explicaba el 44% de las infecciones”, informó el equipo de la Universidad Técnica de Múnich que lideró la investigación. 

Las concentraciones elevadas de polen provocan una respuesta inmunitaria más débil en las vías respiratorias y por ello pueden causar en general la aparición de tos y resfriados, algo que los investigadores confirmaron que también pasa con el Covid-19.

De acuerdo al paper que publicaron en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences ( PNAS), en regiones sin algún tipo de confinamiento adecuado, la tasa de infección aumentaba en un promedio del 4% si es que la cantidad de polen en el aire era de 100 partículas por metro cúbico

En algunas ciudades alemanas durante el período en que se llevo adelante el estudio se encontraron por día hasta 500 partículas de polen por metro cúbico. Eso significaría que las tasas de infección pudieron aumentar en más del 20%. Sin embargo, ese promedio aumentó cuando se analizaron los datos de 31 países de los cinco continentes y encontraron que la presencia de polen en el aire puede explicar el 44 % de las tasas de infecciones.

Las tasas diarias de infección se correlacionaron con el recuento de polen en países con y sin confinamiento. Si se aplicaban cuarentena o estrategias similares en las áreas examinadas, el número de infecciones se reducía a la mitad en promedio con una concentración de polen comparable en el aire.

¿Cómo es que el polen aumenta el contagio?

Cuando el polen se encuentra en el aire, las defensas del cuerpo reaccionan a los virus en el tracto respiratorio de manera debilitada. Entonces, explicaron los investigadores, el cuerpo produce menos interferones antivirales

Los interferones son un tipo de proteínas cuyas propiedades antivíricas hacen que las células próximas aumenten sus defensas y "de manera adicional, se activa una respuesta inflamatoria apropiada para combatir el virus", según el estudio. El equipo de científicos aseguró que las infecciones más graves no están relacionadas con si alguien es alérgico al polen.

Recomendaciones de los expertos

Los investigadores aconsejaron para los próximos meses el uso de mascarillas que también filtren las partículas de polen, sobre todo aquellas personas que pertenecen a grupos de alto riesgo: "Usar una máscara de filtrado de partículas cuando las concentraciones de polen son altas puede mantener tanto el virus como el polen fuera de las vías respiratorias", señalaron los investigadores, quienes destacaron también la importancia de informar de este riesgo.