En uno de sus eventos más importantes del año, Google presentó una herramienta que la diferencia de todas las otras big-tech. En uno de los pasos más importantes en tecnología de atención médica, la empresa presentó una aplicación que utiliza inteligencia artificial (IA) para ayudar a detectar las condiciones de la piel, el pelo y las uñas, basada en imágenes cargadas por los pacientes. De esta manera, ayudarán a los usuarios a autodiagnosticarse cientos de afecciones de la piel.

Esta aplicación, denominada como una "herramienta de asistencia dermatológica", se lanzaría a fines de este año, según detallaron en el evento Google I/O 2021. La IA puede reconocer 288 afecciones de la piel, pero no está diseñada para sustituir el diagnóstico y el tratamiento médicos, aclaró la compañía.

"Las enfermedades de la piel como categoría son una enorme carga mundial: la gente está recurriendo a Google para investigar sus problemas de piel. La mayoría de los casos son curables, pero la mitad de la población mundial enfrenta una escasez crítica de dermatólogos", dijo la Dra. Peggy Bui, gerente de producto de Google Health y especialista en medicina interna de la Universidad de California en San Francisco.

Cómo funciona la herramienta

La aplicación se basa en herramientas anteriores desarrolladas por Google para aprender a detectar los síntomas de ciertos cánceres y tuberculosis. La herramienta es en realidad una aplicación basada en la web que usa junto con la cámara de su teléfono inteligente. Después de tomar tres fotos de su piel, pelo o uñas desde diferentes ángulos, la aplicación pide que los pacientes respondan una serie de preguntas en línea.

Según la empresa, cada año se realizan alrededor de 10 mil millones de búsquedas de problemas de piel, cabello y uñas en su motor de búsqueda. El modelo ya tiene en cuenta la edad, el sexo, la raza, los tipos de piel y otros factores que podrían influir en los resultados. Google aclaró que el servicio será gratuito para todos los usuarios de Internet, sean o no usuarios de la compañía.

La app tardó tres años en desarrollarse y será gratuita

Parte de la información proporcionada a los usuarios es revisada por dermatólogos humanos. Si un usuario menciona algún síntoma alarmante, como no poder respirar, las alertas adicionales le aconsejan que consulte a un médico de inmediato.

La herramienta tardó tres años en desarrollarse y, fue entrenada en un conjunto de datos de 65.000 imágenes de afecciones diagnosticadas, así como millones de imágenes que muestran marcas que preocupan a las personas y miles de imágenes de piel sana, en todos los matices y tonos.

La herramienta no reemplaza a un médico

Aunque todavía no cuenta con la aprobación de  la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, ya tiene la marca CE (Conformidad Europea) para su uso como herramienta médica en Europa. A este visto bueno se sumó el profesor Tim Underwood, director de ciencias del cáncer de la Universidad de Southampton, que dijo que los avances en la IA podrían permitir a los médicos brindar un tratamiento más personalizado a los pacientes.

Sin embargo, ni esta ni ninguna de las herramientas de este tipo están aprobadas como alternativa al diagnóstico humano. En cambio, Google considera que son una valiosa alternativa para el consejo de un médico, y que es mejor utilizar estas aplicaciones que el usuario busque la información por sí mismo. De hecho, estudios demostraron que las personas solo se diagnostican correctamente el 13 por ciento de las veces.

La idea es que la app no pase por alto afecciones graves

Obviamente, la aplicación está sujeta a fallas. Primero, en cómo la usen los usuarios. Segundo, en diagnósticos equivocados. Médicos y desarrolladores involucrados declararon a la BBC que la IA se ha optimizado para evitar pasar por alto condiciones "alarmantes o aterradoras" como el cáncer de piel, pero esto no podrá evadir del todo la posibilidad de que haya un diagnóstico alarmante sobre una anomalía que terminará siendo benigna. 

Un triunfo con datos seguros

Con la creación de esta herramienta, Google logró anticiparse a Apple, Amazon y Microsoft. Estas compañías también están avanzando hacia el espacio potencialmente lucrativo, creando servicios de atención médica para consumidores, médicos y compañías farmacéuticas.

Para abordar las preocupaciones de privacidad sobre los datos de salud de los usuarios, Google dijo que no usaría las imágenes cargadas para orientar la publicidad y que solo guardaría imágenes para entrenar aún más el algoritmo Derm Assist, si los usuarios les dieran permiso explícito para hacerlo.

"Los usuarios tienen control sobre sus datos con la opción de guardar, eliminar o donar datos para la investigación", dijo la Dra. Bui a Financial Times.  “Esperamos fomentar la donación, ya que los algoritmos son tan buenos como los datos con los que se ha entrenado. Continuaremos mejorando el modelo obteniendo otros conjuntos de datos de otras fuentes, además de los datos donados", concluyó.