Muchos interrogantes salieron a la luz desde la propagación de un nuevo tipo de hepatitis infantil aguda en países como Reino Unido, Israel, Estados Unidos y México. Una de las más recurrentes es su origen y su relación con otras variantes de la enfermedad, esto con la finalidad de tomar medidas preventivas.

La hepatitis viral, una inflamación del hígado, puede ser transmitida por cinco diferentes tipos de virus, A, B, C, D y E, aunque la enfermedad también puede ser provocada por el consumo excesivo de alcohol, por algunas medicinas y sustancias tóxicas o de forma autoinmune, cuando el propio sistema inmunológico ataca el hígado.

El diario The Washington Post informó en una nota los avances que se efectuaron hasta el momento para intentar resolver el origen de los misteriosos casos de esta enfermedad.

Hepatitis infantil aguda: inicio de los casos

Una de las naciones con mayor cantidad de casos es Estados Unidos. Tal es el caso de un niño que llevaba días vomitando y se encontraba en un hospital de Birmingham (Alabama), con los ojos amarillentos y el hígado gravemente inflamado. Helena Gutiérrez, gastroenteróloga pediátrica, realizó análisis de sangre que descartaron inmediatamente todas las causas comunes de hepatitis viral.

Al cabo de una semana, dos niños más con los mismos síntomas se presentaron en el hospital "Children's of Alabama". Gutiérrez afirmó que "a veces, en medicina, los casos vienen de tres en tres, así que empezamos a pensar: 'Tal vez tres casos y habremos terminado'".

Sin embargo, los casos siguieron aumentando. En los cuatro meses siguientes, los médicos atendieron a nueve niños, todos menores de 6 años, con una inflamación hepática grave de origen desconocido. Dos niños fueron trasladados a un hospital de otro estado para recibir un trasplante de hígado.

Lo que supuestamente era un brote local, se convirtió en una misteriosa erupción mundial en la que están implicados al menos 450 niños de 20 países, incluidos 146 de Reino Unido y 109 de Estados Unidos. Entre esos casos, más de dos docenas de niños necesitaron trasplantes de hígado.

Algunos niños que contrajeron la enfermedad necesitaron un transplante de hígado

Los médicos afirmaron que están viendo a niños con lesiones hepáticas lo suficientemente graves como para requerir trasplantes. Normalmente, en el Reino Unido se realizan entre ocho y diez trasplantes de este tipo en un año. Este año se realizaron 11 en tres meses.

Después de siete meses, "no tuvimos ningún momento de sorpresa", reconoció Whittaker. Pero las pruebas que se están acumulando apuntan a dos sospechosos principales: un par de virus que actúan por separado o quizá, en conjunto.

El primero es el adenovirus, una familia común de virus que provoca síntomas que van desde el resfriado común hasta la conjuntivitis. El segundo es el coronavirus, que algunos médicos teorizan que puede contribuir a la inflamación del hígado a través de una antigua infección o una coinfección que desencadenó una reacción exagerada del sistema inmunitario.

Hepatitis aguda: especulaciones sobre la relación con los virus

Las pruebas más sólidas que relacionan los casos de hepatitis con el adenovirus son los resultados de las pruebas que mostraron su presencia en la sangre de más de la mitad de los niños de Estados Unidos y de casi tres cuartas partes de los del Reino Unido.

Pero los médicos están desconcertados porque todavía no encontraron al adenovirus en el tejido del hígado, que esperarían encontrar allí si estuviera causando la lesión.

Umesh Parashar, jefe de la rama de gastroenteritis viral de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, confesó que no encontrar al adenovirus en el hígado, hasta la fecha, "es algo que obviamente resulta un poco desconcertante".

Los médicos de EE.UU. y el Reino Unido señalaron que pocos de los niños que trataron por hepatitis tenían infecciones documentadas por coronavirus. Sin embargo, los estudios demostraron que tres cuartas partes de los niños de este país y más del 95% de los del Reino Unido tienen anticuerpos contra el Covid-19 que indican infecciones pasadas.

Otras posibilidades que se están estudiando son la posible relación con los perros, después de que los investigadores del Reino Unido observaran que el 70% de sus hijos procedían de familias con perros o habían estado expuestos a ellos. El significado de este hallazgo "se está explorando", aseguraron los investigadores.

Aumento de casos de la enfermedad hepática grave en niños


Hepatitis infantil aguda: proliferación de casos 

Cuando se producen brotes, los investigadores de enfermedades están capacitados para buscar la causa mediante la búsqueda de conexiones entre las personas enfermas, los lugares donde caen enfermos o a los viajaron recientemente, y el momento en que se producen esas enfermedades.

En Alabama, Gutiérrez y Henry Shiau, otro gastroenterólogo pediátrico del hospital infantil, empezaron a buscar un patrón entre sus casos a finales de octubre, fijando marcas en un mapa que representaba los códigos postales de los niños. Pero los pacientes procedían de todo Alabama, a tres o cuatro horas de distancia en coche unos de otros, lo que hacía improbable que las familias pudieran conocerse o comunicarse. Eso descartó una vía de transmisión, porque el adenovirus 41, que se encontró en los cinco primeros niños, se contagia por contacto estrecho.

En noviembre, tras el cuarto caso, los médicos pidieron ayuda a los CDC. Querían saber si era inusual tener tantos casos de hepatitis aguda y observaron que "todos habían dado positivo para el adenovirus", dijo Jackie Tate, epidemióloga de la oficina de gastroenteritis viral de los CDC.

Las autoridades sanitarias federales confirmaron que se trataba de algo definitivamente inusual. El adenovirus se había asociado anteriormente con una enfermedad hepática grave sólo en niños inmunodeprimidos. Pero no tenían ni idea de si el grupo de Alabama podría ser parte de algo más grande.

Todo cambió a finales de marzo, cuando los médicos a miles de kilómetros de distancia en Escocia informaron de un grupo de 14 niños con hepatitis inusual y grave, también de causa desconocida. Esto llevó a la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido a enviar una alerta a principios de abril. Dos semanas más tarde, los CDC emitieron su propia alerta a nivel nacional sobre los niños de Alabama. Pidió a los médicos que hicieran pruebas de adenovirus en los casos de hepatitis inexplicables y que los comunicaran a los funcionarios de salud estatales y federales.

Casi inmediatamente empezaron a llegar informes. Carolina del Norte informó de dos casos; Illinois, de tres. Wisconsin estaba investigando cuatro casos, entre ellos el de un niño que necesitó un trasplante, y la primera muerte en Estados Unidos. Los 109 casos que están siendo investigados por los CDC proceden de 25 estados y Puerto Rico.

Debido al aumento continúo en el último mes, los investigadores movilizaron un cuadro de expertos de élite. Además de los pediatras y especialistas en enfermedades hepáticas que ya estaban implicados, se incorporaron inmunólogos para ver si el sistema inmunitario de los niños podía estar fallando, toxicólogos para analizar muestras de orina y sangre en busca de toxinas y patólogos para buscar pistas en las biopsias de hígado, entre otros.

Investigan el enigma de la hepatitis infantil

Algunas de las mayores contribuciones a la investigación proceden del Reino Unido, ya que los hospitales ingleses realizan regularmente pruebas de detección del adenovirus. Whittaker, del Imperial College, expresó que "este invierno hubo un pico masivo de adenovirus en el grupo de menores de 5 años que no se había visto en ninguno de los últimos cinco años", señalando que los niños pequeños suelen tener respuestas diferentes a los nuevos virus que los niños mayores o los adultos.

En noviembre, los CDC se pusieron en contacto con el Centro Wadsworth del estado de Nueva York, el cual identificó el adenovirus 41 en cinco de los nueve niños de Alabama, la misma cepa encontrada en 18 de los 18 niños del Reino Unido que tenían una carga viral suficiente en sus muestras para permitir las pruebas. El problema es que la mayoría de los niños no tenían una concentración suficiente del virus para poder realizar pruebas más sofisticadas en busca de una cepa específica o para averiguar si esa cepa podría ser nueva.

Hepatitis: el papel del coronavirus

El posible papel del coronavirus en los brotes es aún más confuso debido a la dificultad de establecer si los niños pueden haber tenido infecciones anteriores no diagnosticadas que afectaron a sus sistemas inmunológicos.

Ninguno de los nueve niños de Alabama había recibido una vacuna contra el coronavirus antes de sus hospitalizaciones porque eran demasiado jóvenes para ser elegibles. Y ninguno tenía una enfermedad documentada por covid-19 durante sus hospitalizaciones o antes.

Los investigadores del Reino Unido detectaron el coronavirus en 24 de los 132 casos, y los investigadores encontraron algunos casos de coinfección por adenovirus y coronavirus. Están "probando rigurosamente" la asociación con el adenovirus, así como "el papel de otros contribuyentes, incluyendo infecciones previas de SARS-CoV-2 y otras", indicó Meera Chand, una alta funcionaria de salud del Reino Unido, en una declaración del 12 de mayo. (SARS-CoV-2 es el nombre formal del coronavirus).

Se confirmaron 450 casos de niños de 20 países

Los investigadores del Reino Unido y de Estados Unidos señalaron que la amplia prevalencia de la infección por coronavirus en los niños dificulta la evaluación de su papel. Es posible que una infección previa por coronavirus pueda estar "modificando lo que el adenovirus hace en los niños", comentó Parashar, de los CDC.

Los médicos de Israel son grandes exponentes de la idea de que los casos de hepatitis están relacionados con infecciones previas por coronavirus.

El especialista de Jerusalén Eyal Shteyer reconoció que las diferentes perspectivas pueden reflejar los diferentes enfoques de las pruebas entre los países - y tal vez incluso las diferentes enfermedades. Los médicos israelíes no efectuaron pruebas exhaustivas para detectar el adenovirus, comentó, pero planean hacerlo ahora.