Cada vez más son las personas mayores que no solo se animan a la red social TikTok, sino que lo usan para cuestionar estereotipos sobre la vejez o para reírse de los equívocos que generan los prejuicios "viejistas"; todo con cientos de miles de seguidores, la mayoría jóvenes y adolescentes que claman "adóptame".

"Le quiero tirar 'hate' a esta vieja, pero me da ternura", es el comentario que le habían hecho en TikTok a Mirta Bernardotti (79) -la "abuela hippie"- y que ella contestó en uno de sus videos más populares, de 150.600 likes.

"En otro video aparece con expresión quejumbrosa y un cartel sobreimpreso que advierte que así se ve "cuando me patiné toda mi jubilación en el casino" mientras suena una canción que dice "ojalá pudiera volver el tiempo"

Tita Zacharías (66 años), en tanto, cosechó más de 57.500 likes con un video que la muestra con su nieto Joaquín (21), haciendo una coreografía que es tendencia, para festejar que había llegado a los 600.000 seguidores.

Mirta Bernardotti (79) se hizo conocida como la "abuela hippie". Uno de sus videos tiene 150.000 likes

Otro de los videos con más vistas de "la abuela Tita", es un "reto" a las personas tatuadas de TikTok al que ella responde mostrando los nombres de sus cinco nietos grabados en su brazo izquierdo como "tatuaje más grande" y reconoce "como el más doloroso" el que está detrás de sus cejas perfectas: "como no tenía cejas, me las tatué", dice el posteo.

Creada en 2017, la red social TikTok que explotó en audiencia durante la pandemia y acumula 3.000 millones de descargas en todo el mundo. Ocho de cada diez usuarios es menor de 25 años.

Los adultos mayores son una minoría: según el portal Statista de estadísticas en línea, sólo el 0,36% de quienes producen contenido en esa red social son mayores de 55 años.

A pesar de cultivar un humor muy diferente, la salteña Tita y la bonaerense Mirta tienen muchas cosas en común: ambas son viudas, abuelas presentes, están estudiando, les encanta bailar, viajan siempre que pueden y tienen el cabello teñido de violeta.

"Durante la pandemia: un día vino mi nieto y me dijo 'abuela, ¿te animás a hacer un TikTok?'. Yo le dije que sí de una y después le pregunté '¿qué es?' Los primeros fueron de experimentación, posteriormente lo fuimos mejorando gracias a él. ¡Y también a mí que soy una cara rota!", contó Mirta a Télam desde Libertad, partido bonaerense de Merlo.

"Yo llegué de casualidad, en un mal momento de mi vida, cuando una sobrina me pidió que hagamos un video en 2018. Después continué porque me sirvió de compañía, de terapia y me ayudó bastante con el duelo por la muerte de mi marido", contó a Télam Tita.

Cada una, con su estilo, se muestran activas, seguras de sí mismas, libres, independientes, divertidas, empoderadas, con mucha vida social y hablando con los mismos códigos de sus seguidores veinteañeros. Nada más lejos del estereotipo que remite a una vejez en soledad, de enclaustramiento, depresión, escasez de recursos y de un tiempo monopolizado por la enfermedad o por el trabajo impago de cuidar nietos.

Otros tiktokers de la tercera edad muy populares son "Abuelo Carlos" (97.600 seguidores), "Abuelo de TikTok" (730.000), "El abuelo Domingo" (1,4 millones), "Abuela Josua" (3,9 millones) y "Abuela XL" (522.000).

"Me encanta, ojalá todas las abuelas se dieran a sí mismas el mismo lugar que tenían antes, de jóvenes. A mí no me avergüenza nada, me encanta y me pone feliz que se diviertan con lo que hago, que me reconozcan por la calle y que quieran sacarse fotos conmigo", concluyó Mirta.