La línea 60 de colectivos se encuentra hoy paralizada por una medida de fuerza gremial tomada por el cuerpo de delegados, ante el anuncio de la empresa de dividir las cabeceras, eliminar ramales y recortar los servicios, según informaron en un comunicado de prensa. A través de un estudio de la SUBE, el ministerio de Transporte concluyó que sólo el 1% de los pasajeros realiza todo el recorrido.

Los trabajadores de la línea que une la zona norte del conurbano con el centro porteño informaron que se encuentran paralizados todos los servicios por medida de fuerza gremial "en rechazo al desguace empresario".

Los planes de la empresa fueron anunciados en marzo, cuando su presidente, Marcelo Pasciutto, informó que la empresa reduciría sus rutas y sus 19 ramales se convertirían en siete.

"A este gobierno que se va no le alcanzó con destruir la industria nacional y endeudarnos, ahora quieren partir la línea 60 en dos, cambiarle los colores y condenar a los pasajeros a pagar dos boletos. Todas estas medidas son en contra del público usuario y en favor del grupo empresario DOTA, el monopolio más poderoso del transporte", dice el comuncado difundido por los delegados. 

En el comunicado de prensa, los trabajadores agregan que "frente a esta decisión, y en defensa de todos los puestos laborales, hemos decidido paralizar los servicios de la línea hasta que obtengamos una solución frente a este desguace. Nos mantendremos en estado de asamblea permanente".

El Ministerio de transporte

La decisión de desguasar los recorridos, informó la empresa, surgieron de un trabajo realizado con el Ministerio de Transporte que mostró que "solo el 1 por ciento de los pasajeros hace el trayecto completo", a partir de un estudio del uso de la red de la tarjeta SUBE.

Según Pasciutto, fueron las autoridades las que "dijeron que la empresa debe funcionar de esta manera y a nosotros nos pareció que era lo más adecuado".

Pese a que los trabajadores anunciaron que el paro decidido hoy es en defensa de los puestos de trabajo, la empresa afirmó en su momento que el desguace le permitiría "seguir siendo competitivos" y agregó que no habría reducción de personal.

Cómo serían los nuevos recorridos del 60