Un total de 57 personas fueron atendidas con heridas de distinta gravedad por pirotecnia y corchos durante los festejos de Navidad en los Hospitales Santa Lucía, Lagleyze y de Quemados, una cifra menor a los 72 registrados el año pasado, informó el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

En el Hospital de Quemados, según cifras oficiales, atendieron 14 pacientes con heridas leves (uno de ellos internado), aunque esta mañana la jefa de guardia de ese centro de salud, Analía Aloisio, informó un total de 13 personas -8 adultos y 5 menores- atendidos con heridas de distinta consideración.

La persona internada es un hombre de 30 años que resultó con el 20 por ciento del cuerpo quemado -con lesiones de segundo grado- cuando un artefacto pirotécnico ingresó por la ventanilla del automóvil que conducía y produjo una fuerte explosión que le provocó las heridas. "Todos los años veo que los artefactos de pirotecnia entran por los techos de las casas y por las ventanillas de los vehículos", dijo Aloisio.

La médica agregó que entre los casos atendidos "no hubo perdidas oculares, de falanges de manos o amputaciones", y dijo que "en comparación a otros años, estuvo bastante tranquilo". "Hace 20 años que estoy en el hospital y una noche durante fiestas pasadas atendí a más de 500 personas", afirmó Aloisio, al destacar la baja cantidad de heridos de este año.

En tanto, en el Hospital Lagleyze se atendieron durante la noche 10 pacientes, de los cuales 7 fueron por pirotecnia (dos intervenidos quirúrgicamente), uno por corchazo y dos con heridas leves durante una pelea. Por último, el Ministerio de Salud porteño informó que en el Santa Lucía recibieron 33 pacientes de los cuales 28 fueron por pirotecnia, uno por corchazo, uno por accidente de auto y 3 por agresiones, (3 intervenidos quirúrgicamente).