La pandemia no detuvo los procedimientos de trasplantes de órganos en el país, aunque, a nivel general, la cantidad de cirugías disminuyó como consecuencia del aislamiento obligatorio, según indicaron autoridades sanitarias de las provincias a Télam. Desde que se inició el aislamiento, el Centro Único Coordinador de Ablación e Implante de la provincia de Buenos Aires (Cucaiba), dependiente del Ministerio de Salud bonaerense, efectivizó 33 procesos de donación de órganos y tejidos en instituciones de la provincia, informó a Télam el organismo.

El sostenimiento de esta actividad de alta complejidad permitió que "136 bonaerenses hayan sido trasplantados, mejorando su calidad de vida". Actualmente, 4.431 personas esperan un trasplante en la provincia. En Entre Ríos, por otro lado, se registraron seis donaciones, que beneficiaron a 16 personas de todo el país, y una de tejidos, que permitió el trasplante a ocho personas.

También la responsable del Cucai San Luis, María Eugenia García, dijo que la pandemia "no detuvo la donación", ya que desde el 20 de marzo se recibieron once órganos "que fueron traslados a centros de trasplantes de Córdoba y Mendoza". La pandemia generó una modificación en la logística de ablación y donación para incorporar un análisis serolóico para Covid-19.

En Mendoza "no cesó la actividad trasplantológica y pudo haber respuesta para las personas que están en lista de espera", explicó Oscar Sagás, subsecretario de Salud provincial, quien agregó: "Se han realizado 16 procesos de donación, de los cuales ocho se realizaron en aislamiento. Esto permitió que se realizaran 38 trasplantes de órganos sólidos y 38 trasplantes de córneas".

En Córdoba, las últimas estadísticas del Ente Coordinador de Ablación e Implante de Córdoba (Ecodaic), que corresponden hasta mediados de mayo, indican que se registraron 26 procesos de donación de órganos, cifra que prácticamente se mantuvo con respecto al mismo período de 2019.