Algunas sucursales de bancos abrirán sus puertas para que los jubilados puedan cobrar por caja, con turno y sin aglomeraciones, a partir de un trabajo conjunto entre el Banco Central y la Asociación Bancaria, según anunció el presidente Alberto Fernández.

La iniciativa fue analizada esta mañana en el marco de la reunión del Consejo Económico Social que se desarrolló en la quinta de Olivos, donde estuvo presente el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce.

El objetivo del Gobierno es evitar que se formen largas filas en los bancos a la hora de retirar el dinero cobrado por el bono extraordinario para jubilados y pensionados, tal como se vio la semana pasada en el primer día de cobro de los haberes y asignaciones sociales.

Esta mañana, decenas de personas forman largas filas en distintos cajeros automáticos de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano con la intención de cobrar la jubilación, retirar dinero o habilitar la tarjeta de débito.

"Estoy esperando hace una hora y 45 minutos para cobrar la asignación de mis cuatro hijos. Pensé que iba a haber menos gente", dijo a Télam Belén, mientras esperaba su turno en un cajero del Banco Francés en el barrio porteño de Parque Chacabuco.

Mariano, en tanto, tardó más de dos horas en cobrar su jubilación en el mismo banco.

"Me jubilé el año pasado y vengo siempre a esta sucursal. Por suerte pude sacar el dinero normalmente", aseguró.

En la sucursal del Banco Ciudad de la avenida Asamblea al 900 había más de 12 personas esperando su turno para retirar efectivo, lo que formaba una fila de más de media cuadra.

La situación podría empeorar durante esta semana, la última de marzo, cuando comienza el pago del bono extraordinario que dispuso el Gobierno nacional para ampliar los ingresos de los sectores más vulnerables en medio de la expansión del coronavirus. Será una asignación adicional de 3.000 pesos no sólo para jubilados y pensionados sino también para quienes perciben la Asignación Universal por Hijo y la Asignación por Embarazo, y alcanzará a un total de 4,3 millones de personas.

El Presidente aseguró en declaraciones a Radio Con Vos que se establecerá "algún mecanismo para habilitar que no pase lo que pasó el otro día", cuando se vieron largas filas en distintas ciudades del país.

"La buena parte es que la gente fue a buscar dinero; y la parte mala, es que se expone al contagio", indicó el mandatario en la entrevista, en referencia a la exposición al Covid-19 a la que se someten los adultos mayores al ir a hacer esas filas.

"Vamos a habilitar algunas cuantas sucursales de bancos y vamos a dar turnos para las cobranzas, para que no se mezclen todos", adelantó el mandatario en relación a las posibles medidas que se adoptarán en el marco de a reunión del Consejo Económico y Social.

Además de esto, ya se dispusieron una serie de medidas para evitar que los jubilados deban salir de sus casas para cobrar, tal como la entrega de tarjetas de débito para aquellos que todavía no las tengan, y también una serie de explicaciones para que sepan cómo retirar efectivo en cajeros automáticos.