Este año de pandemia está teniendo como lado B un empujón en el uso de los canales digitales. El segmento de adultos mayores lentamente también hace sus avances en ese sentido, con todos los desafíos y precauciones que deben tener. Así empieza de a poco a ser tenido en cuenta tanto como público al que pueden apelar las marcas y como sector al que pueden ofrecerse soluciones tecnológicas. 

Si bien según uno de los estudios de referencia, de Pew Research Center, cuatro de cada diez adultos mayores ahora poseen smartphone, más del doble de lo afirmado en 2013; muchos no utilizan todas su funciones: ya sea por desconocimiento o por problemas de accesibilidad que hacen las apps no los integren del todo. Así lo indica un informe de Extendo, empresa de soluciones Data Driven Marketing, que destaca que  "la publicidad online encuentra un nuevo nicho de mercado en medio de la pandemia".

La oferta de productos, servicios y soluciones que deberían de ser útiles a este segmento de mercado desatendido, en crecimiento acelerado, listo para ser sorprendido y pendiente de todo aquello que se le pueda ofrecer. Lo significativo es que los creadores de apps aún parecen estar descifrando este público en el que a menudo no se piensa como consumidor.  Según indica el informe, son usuarios activos en redes sociales, sin embargo, el marketing digital en general los olvida.

Frente a las limitaciones, Abel Santos, Client Strategy de Extendo puntualiza que es necesaria una experiencia de usuario que tenga en cuenta cuestiones como, por ejemplo, un tamaño de letra grande. 

La empresa brinda una lista de apps útiles para esta audiencia:

  • Prime Alert. Alerta a través de GPS que avisa a familiares y médicos de dónde se encuentra la persona.
  •  Medisafe o Pillboxie. Avisan cuándo se ha de tomar los medicamentos, además, informa a los familiares si lo ha hecho.
  • Memory Trainer. APP gratuita que consta de ejercicios para fortalecer la mente. Hechos por profesionales de la psicología y la educación.
  •  BIG Launcher. Aplicación para personas con visión reducida. La distancia entre íconos y el teclado es mucho mayor.

 "La pandemia se ha convertido en un catalizador del crecimiento digital. La adopción por parte de un segmento de la población que originalmente no lo utilizaba, brinda crecimiento y oportunidades. Solo hay que recordar que es responsabilidad social de todos apoyar al grupo vulnerable y ofrecerle soluciones prácticas y útiles" finaliza Santos.