Combatir la desigualdad en el acceso al diagnóstico y al tratamiento es una de las prioridades de la lucha contra el cáncer si se quiere reducir las muertes prematuras por esa enfermedad, que mata a 8,8 millones de personas al año, informó la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC).

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, la UICC destacó que para cumplir con ese compromiso "es necesario reducir la brecha en materia de exposición de factores de riesgo, identificación temprana, tratamiento y cuidados adecuados" . "Con estrategias de prevención, detección y tratamiento se podrían salvar 3,7 millones de vidas al año", afirmó la organización.

"El tsunami de casos de cáncer que se anticipan en las próximas décadas exige una respuesta contundente y firme en todos los niveles, global y nacional", dijo el director ejecutivo de la UICC, el doctor Cary Adams. Para combatir "la segunda causa de muerte en el mundo", la institución propone "recopilar datos de mayor calidad" para su uso en salud pública y un aumento del número de personas con acceso a la detección temprana.

Además plantea que "como mínimo" se garanticen servicios de cuidados básicos paliativos y de apoyo para los 32,6 millones de personas que viven actualmente con cáncer ya que, según la OMS, "sólo el 14 por ciento recibe esos servicios".