Más de 500 millones de pequeñas explotaciones agrícolas, que producen más del 80% de los alimentos, y 750 millones de personas extremadamente pobres, son vulnerables a los efectos del cambio climático, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), presentadas con motivo de la celebración de la COP25 en Madrid.

Actualmente, del 20% al 80% de la variabilidad interanual de los rendimientos de los cultivos está asociada con fenómenos climáticos y el 5-10% de las pérdidas de producción agrícola están asociadas con la variabilidad climática. Paralelo a esta tendencia, la FAO alerta de que "la demanda mundial de alimentos aumentará en un 50% y, en ausencia de una acción climática ambiciosa, los rendimientos pueden disminuir hasta en un 30% para 2050".

Estos datos fueron presentados junto con el 2019 State of Climate Services, un análisis basado en el reciente Provisional Statement on the State of the Global Climate in 2019 elaborados por la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), sobre el estado del clima global.