El barrio Villa Azul, ubicado en parte de los municipios bonaerenses de Quilmes y Avellaneda, fue aislado por dos semanas luego de que 53 test de coronavirus realizados a vecinos resuten positivos, gracias al programa Detectar.

La medida de aislamiento será estricta y durará 15 días, en los que permanecerá cerrado. Si bien se podrá entrar, nadie podrá salir a menos que cumpla con un criterio sanitario, según confirmó hoy el ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni.

Para garantizar que se cumpla el aislamiento comunitario, las fuerzas de seguridad permanecerán en el perímetro de las calles Lincoln, Ramón Franco, acceso sudeste y Sargento Cabral. Serán unos 300 los efectivos de las distintas fuerzas, que se distribuirán de a cien por turno, según confirmaron fuentes de la Provincia a Télam.

Berni afirmó que hoy por la noche se iniciará la distribución de comida, agua y elementos de limpieza, que se prolongará durante las próximas dos semanas para abastecer a los vecinos y garantizar las condiciones de vida mientras dure el aislamiento.

Esta decisión se tomó como resultado de la acción del Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina (Detectar), por el cual el Estado realiza pruebas a personas con síntomas de Covid-19 en barrios populares el Área Metropolitana de Buenos Aires con el objetivo de hacer un diagnóstico precoz y poder aislar a quienes están enfermos, para minimizar el contagio.

Berni remarcó la necesidad de continuar los testeos, debido a que los casos conocidos hoy se incubaron durante las últimas dos semanas. "La foto que tenemos es de hace 14 días. Necesitamos tener la foto de hoy, por eso el despliegue epidemiológico para saber exactamente qué situación estamos analizando", sostuvo.

En declaraciones a la prensa desde Villa Azul, afirmó que hay entre 40 y 50 personas más en estudio que han presentado síntomas que coinciden con los de coronavirus.

"Hay que ir casa por casa no sólo una vez, todos los días, porque esto tiene un período de incubación de 14 días y puede aparecer hoy, mañana o pasado", explicó Berni, quien subrayó que el objetivo es "establecer la base epidemiológica a lo largo de un período de tiempo".

Desde el ejecutivo provincial informaron a Télam que hoy “se considera contacto estrecho a todo el barrio” y puntualizó que “a cada vecino y vecina se les va asegurar comida, elementos de limpieza, desinfección e higiene personal”.

La fuente de la gobernación indicó que “se va a relevar que necesidades tienen para evitar que salgan", tales como alimentos para celíacos o remedios, y se instalarán dos módulos del Ministerio de Salud de la Nación dentro del barrio.

“Todos los casos confirmados, con síntomas leves, van a un centro de aislamiento y en caso contrario, a un hospital. El operativo de salud consiste en identificar casos sintomáticos y aquellos que están con síntomas se testean”, graficó.

Desde el gobierno bonaerense destacaron “la buena predisposición de los vecinos y de las vecinas”, y sostuvieron que “se articula con los referentes del barrio para lo que se tomó la decisión de dividir por zona y se camina el barrio con 50 promotores de salud”.